Tag Archives: magia

Sueña…

20 Abr

_20150417_191625

Sueña…
-Me voy a ir en un cohete a la luna.
-Cuándo?
-No se. Porque mi mamá no me deja ir solo a la calle.

Cinco años en dos semanas. Casi cinco años ya. Felicidades anticipadas Princeso…

Sueña, y agarrados de la mano descubriremos planetas y desde el espacio nos posaremos en la luna con nuestro cohete de color lila.
Y juntos pintaremos rayas blancas y negras para saltar de color en color.

Y en nuestra terraza construiremos una escuela donde Zack y Tom y tus chicos jueguen con nosotros, y pondremos una cocina de colores en la escalera donde fabricar macarrones con sabor a fresa.
Y pintaremos un horno donde hacer pizzas con forma de flores y nos las comeremos al sol

Y juntos nos mojaremos los pies en ese mar lleno de barcos de tu habitación.
Y nadaremos cuando los tiburonos cojan vacaciones y desde nuestro barco pirata, que es tu cama, navegaremos por mares increíbles.
Amarraremos en islas maravillosas habitadas por leones que comen quesitos y carne cocinada con pimienta.
Y descubriremos mapas que indican donde están los cofres llenos de perlas del árbol de navidad.
Y con esos tesoros compraremos castillos y los llenaremos de cuentos y domaremos dinosaurios para que jueguen a la pelota encima de las almenas…

Viajaremos en trenes infinitos pasillo alante y donde termina el horizonte, allá en el salón, acamparemos y miraremos las estrellas fugaces del techo, mientras vigilamos que los indios no nos roben los caballos…
Y tirados en la alfombra les pondremos nombre a las estrellas del infinito, nombres de esos inventados que suenan a risa y que te iluminan la cara…

Y juntos, para que no nos den miedo las sombras, leeremos cuentos mágicos que se abrirán y se convertirán en puertas hacia otros mundos.
Mundos llenos de monstruos de los que juegan a las damas, y comen galletas de chocolate y hacen guerras de cosquillas.
Y en silencio cruzaremos la selva dando saltos en el sofá para que los cocodrilos que habitan debajo no nos muerdan los pies, y cuando nos muerdan nos reiremos porque nuestros cocodrilos son expertos en hacer pedorretas en el ombligo…

Y nadaremos en la bañera hasta quedar agotados recorriendo continentes en un mar de espuma y bolas.
Y nos disfrazaremos de esquimales con las toallas al secarnos y vivaquearemos en la cama mientras tostamos sonrisas.
Y una tormenta de nieve de talco cuajada nos convertirá en aventureros sobre nuestra cama.

Y vendrán princesas de cuentos a dejarnos sus coronas, y con sus varitas convertirán el agua en zumo de naranja.
Y volaremos con los brazos en cruz alrededor de la mesa con el polvo de hadas sobre nuestras alas, y gritaremos nuestros nombres para que el viento no nos separe en nuestro vuelo.

El mundo junto a ti es magia.
La magia habita en ti.
Y a tu lado la vida es simplemente maravillosa.
Que nunca pierdas tu magia, que nunca pierdas tu sonrisa…

 

Yo no creo en los Reyes Magos…

5 Ene

Soy una persona incrédula por naturaleza, evangelizarme a  mí es tarea ardua, y sin embargo desde que tengo hijos soy creyente.

No creo en Dios, nunca lo he hecho, simplemente porque no he recibido una educación religiosa, ni la he visto en mi casa, a veces pienso que tener  Fe es un regalo para mucha gente, la Fe la concibo como esperanza, si hay Fe nunca faltará la esperanza.
O eso creo desde mi absoluto analfabetismo religioso.

No creo en Dios y sin embargo  creo en Papá Noel, en los Reyes Magos, en el Ratoncito Pérez, en las hadas y en los duendes…
En la magia.

Y si, se para muchos es caótico y ridículo celebrar fechas y fiestas religiosas sin creer, o alimentar a mis hijos con esa fe ciega en seres mitológicos ajenos a toda realidad.
O tal vez algunos penséis que solo es una cuestión consumista, pero no es así. Intentamos que la navidad signifique solamente ilusión, felicidad, un momento más (de tantos) de disfrutar sienso una familia.

Supongo que tal vez en unos años me desdeciré de muchas de las opciones educacionales que hemos elegido, pero hoy creo en todo lo que suponga magia e ilusión para mis hijos.

De pequeña yo escuché pasar a los reyes magos, es un recuerdo vívido y precioso, escuché el rebufar de los camellos y las voces de los Reyes y pajes. Bendita inocencia.
Pero aún hoy a mis casi 40 años, recuerdo los ruidos y los nervios, el no moverme en la cama porque los Reyes que estaban al otro lado de mi ventana no se diesen cuenta de que me habían despertado.
No recuerdo los regalos que me trajeron, ni el despertar de la mañana, tan solo aquel minuto de gloria, donde fue testigo de su existencia.

Me robaron la navidad con seis años, y lo recuerdo como un robo, como una ruptura, apenas unos días o semanas tras cambiar mi vida y conocer a mis padres, en una adopción parcial, una amiga de ellos me soltó a bocajarro(Y en pleno verano) que los Reyes no existían, y ellos lo atestiguaron, estoy segura de que aquella mujer si ha tenido que pagar por sus pecados habrá pagado por aquel, porque no había necesidad, tan solo necedad y estupidez. Lo comparo a aquel que adrede pellizca un gatito recién nacido en el rabo para ver su reacción.
Una acción penosa y mísera, la de robar la ilusión a un niño.

Y lo recuerdo como si fuese ayer, supongo también que el entorno psicológico no era el más adecuado y que tal vez esa magia era lo único que me afianzaba a la inocencia, la única tirita para el dolor, para los cambios, la única soga que quedaba sustentando mi infancia.
Siempre me he sabido una niña adulta, demasiado madura en muchos aspectos. Y supongo que esa impronta fue la que durante años me convenció de que tal vez no sería una persona apta para la maternidad.

Hoy con mis tres hijos cerca quiero creer, y quiero que crean, tal vez es solo un deseo enfermizo de darles la magia, la infancia y los recuerdos que yo no tengo, pero creo que todos los niños merecen vivir durante un tiempo en un cuento de hadas, merecen levantarse todas las mañanas sabiéndose los reyes del mundo, felices, ilusionados, mágicos y especiales.

Hoy no quiero hijos valientes, listos, estudiosos, responsables, maduros, educados… No hoy, no ahora.
Ya tendrán tiempo de convertirse en hombres y mujeres de bien.
Hoy solo quiero niños felices, de ojos brillantes, suspirando por la magia que les traerá regalos, a ellos, porque son especiales y maravillosos hagan lo que hagan.
Sabiéndose únicos y extraordinarios.
Porque esa es la única realidad de este día, que mediante la magia y la ilusión sepan lo admirables y magníficos que son, sepan que son amados y respetados, y que ese Te Quiero, que a diario les decimos, hoy sea aún mas grande.
Hoy es el día en el que no permitimos que ningún problema, tristeza o guerra manche su infancia.

No se trata de educarles en el mercantilismo o en el consumismo, esta noche cualquier regalo será fantástico, no importa el precio o si lo construimos con nuestras propias manos, porque hoy la magia esta en el aire.
Porque el mejor regalo de todos será que mis hijos quieran compartirlos jugando conmigo sobre la alfombra.

Hoy creo.
No creo en Dios, en los Reyes Magos, no creo en Papá Noel, no creo en el Ratoncito Pérez, ni en hadas , ni en duendes, ni en magias…
Hoy creo en ellos, y sus ojos y sonrisas hacen válida mi Fe.
Hoy el mundo será un poquito mejor, porque tantos niños felices e ilusionados solo pueden proclamar un gran futuro, dichoso y feliz.
Los niños mágicos de hoy, serán los hombres coherentes del mañana.

Felices Reyes, o tal vez mejor, felices… Simplemente.

 

reyes