La pedagogía blanca. La silla de pensar que no deja volar…

http://www.pedagogiablanca.com/2013/12/16/la-silla-de-pensar-que-no-deja-volar/

Una pequeña colaboración con una de las páginas mas grandes sobre educación. Fan incondicional.
16 diciembre 2013

La silla de pensar que no deja volar…

A Matías le gusta volar, tiene 4 años y vaya si vuela!!!

Vuela por la calle con los brazos abiertos mientras el aire le acaricia la cara y le despeina el pelo.

Vuela en la iglesia entre los bancos mientras su abuela ayuda a tapar las imágenes preparándose para la semana santa.

Vuela por la cocina, algunos días entre las risas de su madre y otros entre gritos: -Aquí no! Te quemarás!

Matías ha montado en la noria de la feria, desde allí arriba cerró los ojos y vaya si voló. Se sintió leve como una pluma y disfrutó del viaje como un niño. Como lo que es, por eso Matías vuela, porque su inocencia e imaginación están convirtiéndole en el maravilloso hombre que será mañana.

En el único sitio donde Matías no vuela es en la escuela, va a parvulitos, en la escuela de su pueblo.

La maestra una mujer rozando los cincuenta pero de alma vieja, seca y tosca les enseña a pintar aes regordetas con un palito también redondeado, Matías piensa que es un poco cursi, pero no lo dice, sabe que no debe. Al principio les pintaba ojos y bocas, picos y nubes, ella le regañaba, intentaba asustarle con sus gritos.

Ha prendido a no pintar, a no volar, a dejar en la puerta de la escuela su inocencia, a esconderla de sus alaridos y sus castigos.

Matías tiene miedo de no ser como el resto, demasiado a menudo se ausenta sin quererlo. Su cabeza se marcha a otro sitio, mientras su cuerpo menudo de niño se adormece en la clase, entre el sol que entra por la ventana y el hastío de la monótona voz de la maestra, que no sabe de músicas, ni de pedagogía, y cree que su cometido es llenarles las mentes de normas y letras, de números y figuras. Que no sabe que los colores y las risas enseñan más que sus formas envaradas.

Matías tiene aprensión a ese rincón donde le castiga, cara a la pared para que piense en lo que ha hecho mal.

Ese rincón le da mucho miedo, porque allí piensa, y mucho.

Y se promete que un día volará, pero volará de verdad, y se irá lejos para no volver, piensa a sus cuatro años en lo injusto que es el mundo, porque él no puede controlar sus ganas de correr; no puede controlar su voz, que se explaya disonante y atronadora en mitad de la clase cuando se emociona; no puede controlar sus ojos, que libres se apartan de la pizarra y buscan hambrientas figuras en las nubes que se vislumbran por la ventana; no puede controlar sus manos que saltan y bailan juguetonas con el lápiz y con vida propia pintan el pupitre…

Porque Matías es un niño, y aunque nadie se lo diga, es un buen niño, como todos. Y ella no sabe que tiene la llave de su felicidad futura.

Matías creció y se hizo hombre, y olvidó sus primeros días de escuela. No. No olvidó todo, recuerda con nitidez un solo día, el día en que su maestra enfermó, no fué y sus alumnos fueron repartidos entre otras clases.

Recuerda la maestra joven y dulce que le abrazó al entrar en su clase y le dió la mano sonriente para que no estuviese asustado, recuerda que con su armoniosa voz y un triángulo musical deleito su día e implanto en su corazón el amor por la música.

Y es que hay quien nace con el don de la enseñanza y quien jamás disfrutará de esa dicha. Quien hace de un año entero un tiempo perdido en la memoria y quien de unas horas, el más hermoso de los recuerdos

La maestra murió en la memoria de Matías… y de Braulio, y de María, y de Pedro, y de José…

Catalina, una sonriente y dulce maestra, vivirá por siempre en sus corazones…

Noe del Barrio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: