Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Esa Puta, también es tu madre…

25 Abr


Conversaciones, comentarios…
El machismo, la misoginia…Existe, desgraciadamente…
La violencia de género está tan normalizada que nos pasa desapercibida la mayoría de las veces…
Esta entrada no es apta para todos los públicos, contiene un vocabulario, degradante, sucio, hiriente…
Desgraciadamente el día a día de nuestra sociedad…

Aitor era un tipo guapo, no de revista pero tenía algo, sonrisa, simpatía, durante años se llevó a las chicas de calle, pero no le apetecía comprometerse.
Sus amigos de toda la vida se fueron casando y emparejando y poco a poco se alejó de ellos.
No le apetecían cenas con pañales e interrupciones, nunca fue de niños.
Su vida se movía entre viajes y deportes, salidas y cenas, vida social…

Conoció a Cristina por casualidad, y por casualidad también tras apenas 5 meses saliendo se quedó embarazada.
Siempre fue un tipo responsable y aunque nunca se lo había planteado se dijo:
Por qué no?
Y juntos se embarcaron en el proyecto mas importante de sus vidas.

No se arrepiente, tiene una hija preciosa, y una pareja perfecta para el, a veces el destino se porta, y cuando menos te lo esperas te regala el resto de tu vida.
Y digo el resto, porque se acabaron los amigos del gimnasio, los de copas los viernes, los de playa con resaca los domingos, los de viajes al caribe…
Ser padre le llevó a una absoluta soledad social, invisible para su entorno.
Exactamente igual que había ocurrido con otros antes que el.
Hacía años que había perdido contacto con sus amigos de siempre, se había distanciado, y ahora aun tenían menos en común, la paternidad les había llegado con casi una década de diferencia, difícil encontrar similitudes ahora.
Su nueva situación le tenia desconcertado.
Una amiga de Cristina, les invitó a un cumpleaños, y allí conocieron a varias parejas con hijos.
Quién le iba a decir a el, que iba a sentirse tan necesitado de cercanía, de vida social, de amigos…
Y en apenas meses formaron un nutrido círculo de padres, con los que retomar viejas costumbres, deportes, excursiones, días de campo, vacaciones, siempre con la familia al completo.
Un alegre y multitudinario grupo.

Comenzaron las salidas de sólo chicos, primero un fútbol, unas cañas, una celebración…
El siempre había sido un alma libre, por ahora no le hacía mucha gracia hacer planes sin sus chicas, pero los amigos necesitaban evadirse un poco…
Necesitaban espacio, desconexión de familias y obligaciones, sentir por unas horas que seguían siendo libres…
La certeza de no ser escuchados, y alimentados por el alcohol daba pie a conversaciones que escandalizaban a Aitor, comentarios entre risas, pero dolorosos para sus oídos.
Bromas subidas de tono, risas ante comentarios machistas, actitudes estúpidas frente a sus parejas…
Las madres de sus hijos…

-Y la tuya qué tal la chupa?- Risas.
-Hoy cuando llegue la despierto y luego te cuento.- Mas risas.
-La vas a despertar ahora para que te haga una mamada? Qué cabrón!-Risas
-Claro que se gane que la mantengo!-

-Pues la mía era una zorra cuando nos conocimos.-Risas.- Y lo sigue siendo, pero en la cama ya no!-Carcajadas.
-La muy puta se quedó preñada para engancharme y vivir del cuento.- Más risas.
-Has visto las tetas de mi cuñada?-
Eh! Tú! Cabrón! A las cuñadas no se las mira!-
-Claro, porque la tuya es infollable -Carcajadas…
-La mía si que es una zorra, como su madre! Todo el día en casa malmetiendo.

Aitor no entiende nada.
Y le da vueltas a todo, no entiende que hablen así de ellas.
Lo quiere tomar como bromas de machitos oliendo a alcohol, pero no lo entiende.
No lo fomenta, no lo comparte, pero lo admite. Porque calla.
Como callamos todos ante esos comentarios grotescos que escuchamos a veces.
Callamos todos ante esos chistes que humillan y desprecian al sexo femenino.

Calla porque sabe que el es el calzonazos para todos, ese que ante un mensaje en el móvil sale corriendo cuando su niña tiene decimillas.
-Calzonazos!!Qué tiene madre! Nos vas a dejar tirados?
-Sí. Y tiene padre. Y este padre quiere estar con ellas.
Calzonazos dicen, porque antepone a sus chicas a un partido, o a unas cañas, o a una salida.
Porque leen en su rostro que no les entiende.
Que no entiende que a plena luz del día sean los padres perfectos y muten cuando se alejan de su familia.
Calzonazos. Porque no presume de “follársela”, porque se le caería la cara de vergüenza si lo hiciese.
Calzonazos, porque cuando les oye hablar se pregunta: Qué pensarían si un hombre hablara así de su madre? De sus hijas? De su hermana?
-La muy puta me enganchó quedándose preñada, zorra lista.
-Me tiraría a su hermana, tu la has visto? Qué tetas! y siempre contoneándose.
-La muy zorra me llama para que vuelva a casa, vamos no me jodas! Si son las dos! Qué la niña no se puede dormir? Pues que la duerma ella, que para eso la doy de comer.
-Siempre jodiéndome, controlándome, qué se ha creído? Aquí mando yo, para eso soy un hombre!

Esa zorra, esa puta, esa que te la chupa, a la que te follas… Es la madre de tus hijos, y mañana tendrás que mirarles a los ojos.
Esa zorra, esa puta, esa que se la chupó a alguien, esa a la que se follaron, fue tu madre. Ya no te ríes?
Esa zorra, esa puta, esa que se la chupará a alguien, a la que se follará alguien, es tu hija…
Y un hombre, como tu, mañana te dará la mano y se la llevará lejos de ti.

Cuando bromeas en esos términos sobre una mujer, cualquier mujer, nos menosprecias, nos insultas, nos vejas,
das pie a otros a hacerlo.
Lo que a ti te parecen palabras jocosas, son alimento para otras mentes a las que otorgas derechos sobre nosotras.
Derecho a despreciar, a insultar, a violar, a pegar.
A tu mujer, a tu madre a tu hija…
Tu menosprecio y tu desdén, ese que gastas contra una mujer, cualquiera, es violencia.
No importa que solo emplees esos términos con tus amigos, cuando llegas a casa ella esta esperándote.
Esa a la que has humillado ante otros, esa a la que has degradado.
Esa. La madre de tus hijos.
Una mujer, una puta follable, manipuladora, esa zorra. Tu madre.

Por qué damos como válidas, jocosas y permisibles estas actitudes?
Por qué siendo evidente la violencia de género en estas conductas miramos hacia otro lado?
Respeto.
Hay que afrontar la violencia de género en todas sus formas, también luchando contra esas actitudes y valores machistas, misóginos y patriarcales.
Como sociedad estamos perpetuando los estereotipos de género con cada comentario, con cada chiste, con cada “Mirar hacia otro lado”

Cuando llamas puta a una mujer, se lo llamas a todas.

Anuncios

Veneno en el alma.

10 Abr

Hace dos años que le doy vueltas a esta entrada, masticándola, rumiando despacio, intentando sin ser capaz de entender.
Hace unos días fue tema de conversación, violencia de genero, violencia, maldad, inentendible…
Es una historia inventada y probablemente no apta para todas las sensibilidades, pero desgraciadamente no es ficción en sí, demasiados casos, demasiadas historias en los telediarios, que se terminan olvidando y repitiendo…

En el telediario los vecinos dijeron que era un tipo raro, solitario. Que siempre pensaron que escondía algo.
Mienten.
Uno de sus amigos también salió hablando, contando un incidente de hace unos años, aunque él no lo recuerda. Pero reconoce que le queda bien la tele. Seguramente en unos días tenga sus cinco minutos de gloria, halando mal de el en algún programa. Siempre fue un tipo listo.
No, no le culpa, aunque escuece, dos días antes tomaban juntos un café… Aunque ahora reniegue de su amistad.
Escuece, no duele, esta insensibilizado, en una bruma extraña. Sabe lo que ha hecho, pero no quiere admitir culpa alguna.
La culpa es de ella, por dejarle, y dañarle y ofenderle. La culpa es del resto, por permitirlo.
El sólo se ha defendido con la única arma que le quedaba.
Y ahora inventan, se esconden tras mentiras para no admitir que jamás sospecharon nada, que jamás le conocieron realmente.

Se conocieron en el instituto, ella era la chica con la sonrisa mas bonita, durante meses el fue invisible, se conformaba con mirarla en la distancia, comérsela con los ojos, y esquivar sus miradas.
No era amor, era deseo, deseo de lo que no se puede poseer, esa necesidad de admirar lo que se envidia.
Y sin embargo un día no pudo esquivar su mirada y ella franca y pizpireta como fue siempre le habló.
Quedaron un par de veces, se hicieron amigos.
No aspiraba a mas, no se sentía merecedor de mas, y en sus oscuras noches odiaba a los otros, a sus amigos, a ese noviete, a su hermana, a sus profesores…
A todo aquel que estuviese en su entorno, a todo aquel que le robara un segundo de presencia.
Y soñaba. Soñaba que el mundo se terminaba y quedaban solos, y la única historia de amor posible comenzaba.
Y soñaba que la secuestraba y la mantenía apresada para siempre…
Suya. Sin que otros ojos pudiesen verla, sin que nadie mas pudiese respirar su aire.
A veces el mundo se para, y se equivoca al volver a ponerse en marcha.
El noviete, intempestivamente rompió su corazón, y su hombro andaba cerca, fue paño de lágrimas, y amigo, y confidente, y en una de esas tardes de lamentos y consuelo adentró en su corazón mediante un beso.
Y siguió con el emprendimiento y rectitud que hacía todo, alma militar, como un trabajo tomado muy en serio, ocupando todos los espacios de su vida, volviéndose presente e indispensable.
Los comienzos fueron bonitos. Jamás osó discutirle, jamás dejo ver la parte menos brillante de su alma, esa parte enferma, que seguía soñando con poseer, con atar, con dañar.
Y terminaron el instituto y como un lazarillo eligió tras sus pasos carrera, y tras sus pasos anduvo y acompañando marcaba territorio al resto del mundo.
La familia de el veía con buenos ojos su relación, la de ella también desde el principio: Ese chico tan atento, y detallista, el que la traía siempre a casa antes de la hora, el que la cuidaba, el que siempre dispuesto con su mejor sonrisa agasajaba a sus padres.
A ella le faltaba algo, le faltaba una parte para entenderle, pero las escasas veces que se planteó dejarle se le dibujó tan necesitado y desprotegido que sintió pena y miedo, y con la comodidad de lo conocido fue olvidando aquellos sueños pasionales adolescentes y se conformó con la facilidad de su relación.
Se acostumbró al vacío.
Se casaron, después de planear durante meses y compraron un pisito en el centro, alejados de ambas familias, donde construir su nido propio.
Y ahí comenzó la pesadilla.
Su nido nació con normas no escritas, malas caras a los compañeros de trabajo de ella, rostros serios a las visitas de amigos de toda la vida, planes improvisados para no estar en casa ante las visitas familiares…
Ella se ahogaba pero el le recordaba que no tenia motivos, que solamente era su mente que inventaba extraños pesares en su feliz vida…
Y empezó a sentirse pequeña, y sola. Muy sola.
Le dejó. Una tarde. Y mientras descargaba su enfado consigo misma y pensaba que tal vez era realmente culpa suya sentirse atada sonó el teléfono:
Sin ti nada merece la pena.
El sentimiento de culpabilidad en la sala de espera del hospital
Un intento de suicidio.
La familia y sus miradas acusadoras.
Y la sensación de sentirse responsable y atada a su vida. La creencia de eso no puede ser amor…
Y pese a todo, calma, vuelta a la normalidad y un embarazo extraño, que no trajo mas que intranquilidad a ella, seguridad a él.
El ultimo nudo, el mas potente.

Un embarazo lleno de miedos. Alimentados por el.
Haciéndole creer que cada paso en el camino era una carrera, que cada movimiento un riesgo.

La maternidad.
El nacimiento de la única persona que hizo que conociese el amor.
Que olvidase los miedos y la intranquilidad.
El único ser que llenaría para siempre todos los huecos de su vida, que la haría grande, importante.
Que daría sol y luz a su existencia.

La paternidad. El germen del peor de los odios, del peor de los celos.
El alimento del miedo mas oscuro y la intranquilidad permanente.
Oscuridad y nocturnidad a su vida.

A ella le devolvió la sonrisa, la belleza, y ese brillo perdido en los ojos.
A el le molestaba su llanto, y su sueño, y su hambre. Ver como alimentaba al pecho a ese pequeño ser le reconcomía por dentro y sentía un robo injusto a su persona.
Ella era suya.
Suya por siempre, nadie podía tocarla, ni amarla, ni besarla mas que el.
Nadie merecía sus besos, ni sus caricias, ni su tiempo.
Odio, resquemor, miedo y dolor.

Se fue alejando, su nuevo instinto le advertía del peligro.
Miraba a su cría y sentía la sombra del depredador cerca.
Su naturaleza, su intuición, todo le instaba a gritar, gritar y salir corriendo lejos de el.
Y se marchó.
Nadie apoyó su decisión, abandonar al hombre de su vida, tan bueno, tan atento.
Y con un bebe de apenas 6 meses.
Pese a todo, pese a todos, había tomado la decisión más importante de su vida, aunque no tenía palabras para explicar su miedo, aunque ningún juez entendió que no quisiese que viera a su hijo.
Aunque cada vez que debía dejárselo o le presentía cerca el corazón se le parase y su razón gritase que corriera.
El, tan buen padre, que todos los viernes venía a ver a su hijo, ella, esa insensata que había roto su familia…
Y así pasaron dos años.
Dos años de tiras y aflojas, de discusiones. De limitar la cercanía y el espacio entre ellos, con el único nexo que les quedaba, su hijo.
Y pese a todo se aprende a vivir con normalidad.
Se aprende a sobrevivir, y a seguir camino.
Y ella se enamoró de nuevo.
Y a el se le cerró la última puerta a la esperanza, la de volver a poseerla.
Y el miedo a la perdida irremisible le cegó.
Y se dio cuenta de que nunca se haría realidad aquel antiguo sueño, el de encerrarla para siempre, como una gema preciosa, escondida a los ojos del mundo.
Y la odió, y a el, por amarla.
Y la odió y a su hijo por ser una parte robada de ella, y su odio se fue volviendo brea e inundó su alma.
Llenándola de ese veneno que siempre mantuvo escondido.
Ensuciando los pocos atisbos de esperanza y verdor que pudiese albergar en si mismo.
Y pensó en matarla, y pasaba los días planificando oscuras torturas para castigar su desprecio.
Lo planeó diez veces, cien, mil… Y con los ojos cerrados sintió con sus manos como su vida se escurría.
Pero su muerte no le llenaba, y seguía planeando una y otra vez como dañarla, hacerla sufrir.
Y llegó el viernes y recogió al hijo de ambos y entonces lo vio, se dio cuenta, se había consumido en el odio, y los celos no le habían dejado ver la mayor verdad.
Su vida le pertenecía, ella era suya, lo seria por siempre, porque le robaría su alma.
Su hijo…
Y supo entonces que ninguna otra acción le haría mas daño.
Ninguna tortura sería comparable a ese dolor…

No le miró a los ojos.
No escucho su última palabra.
Ni tan siquiera se paró al sentir su último aliento.
No le sentía valioso, ni propio, sólo fue la herramienta para llegar y romper su corazón.
La venganza perfecta.
Ya nunca serás de nadie…
No tenia ojos, ni oídos, tan solo odio.

Yacía inmóvil, perfecto y frío sobre la cama cuando la policía llamo a la puerta.
Dos años de vida, perdidos, sin valor para el, extremadamente valiosos para ella.
Y abrió tranquilamente, el rostro sereno.
-Su ex-mujer ha denunciado la desaparición de su hijo, le tenía que haber entregado hace dos días.
-Está aquí. Por qué no ha venido ella?
-Dónde está? Por qué no cogía el teléfono?
-Estaba ocupado.
-Dónde esta su hijo?
En la cama, muerto.

Y ahora desde su celda ve a un policía desconocido en la tele, y a un forense muy famoso que intenta explicar y entender por qué lo hizo.
No se arrepiente.
No siente la perdida de su hijo, no era su hijo, solo un arma contra ella, la mas potente, la mas dañina.
La única que podía matarla en vida.
La única que mantendrá por siempre su vida en la oscuridad.
Que hablen todos ahora, que intenten decir que lo imaginaban, que hablen de maltrato psicológico, que la acompañen al funeral.
Ella será siempre mía, porque soy yo quien ha matado su alma, quien la posee y la mantiene encerrada, apresada en el peor de los infiernos.

Hoy es uno de esos días…

28 Mar

Hoy es uno de esos días.
Un día en el que te supera el trabajo, y la vida, siempre corriendo.
En el que le has levantado la voz, y sin razón le has reñido porque estás cansada.
Uno de esos días en los que el agotamiento te ha hecho estar con la mente lejos, mientras le ayudabas con los deberes, en que estabas sin estar, y el lo ha notado y has visto sus ojos tristes.
Hoy es uno de esos días en los que has echado de menos un rato para ti, y tras el segundo -Qué tal?- has dejado volar tu imaginación mientras el seguía hablando sin que nadie le escuchase.
Y sabes que se ha dado cuenta, porque su silencio ha sido el grito redentor, con el que regresar a tu cuerpo.
Con el que darte cuenta que sus pequeños pesares son grandes e importantes, y que tu también necesitas que te escuchen…
Hoy es uno de esos días en los que te has agobiado poniendo lavadoras mientras se calentaba la leche de su merienda, te has saltado el baño y le has mandado a la cama sin cuento con un beso rápido en la mejilla.
Y ahora cansada, todo recogido y en orden, has notado el vacío en el sofá y le has echado de menos y ansías que se despierte para pedir agua y darle un abrazo…

Hoy es uno de esos días.
Y aún no has hecho la comida de mañana y te siente culpable, porque una noche mas, has puesto pizza de la sección de congelados, aunque le hayas explicado cien veces los beneficios de la comida sana.
Culpable una vez más, porque no tienes tiempo para planchar y su camiseta mañana será la confesión de ello. Y aunque sabes que a nadie le importa, a ti si.
Hoy es uno de esos días en los que en el trabajo todo salió mal.
Y tarde. Y con todo a medias debiste salir corriendo porque tu hijo te esperaba en la puerta del colegio, solo, bajo la lluvia.
Y mientras lo piensas una lágrima se escurre por tu mejilla, por el y por ti. Porque aún tienes su imagen grabada en tu retina, solo bajo el alero para no mojarse, y por ti, porque sabes que mañana será peor el día, deberás recuperar y nadie entenderá que no podías dejarle más tiempo esperándote, que no te puedes permitir relajarte y aguantar un rato mas en la oficina, ni hacer sobremesas después de las reuniones, ni cañitas a media tarde, ni cenas los viernes…

Hoy es uno de esos días, en los que te das cuenta de lo difícil que es todo, de todo lo que te queda por hacer, de todo lo que te pierdes mientras te enfadas contigo misma
Hoy es uno de esos días, en los que cuando te vas a la cama pasas por su cuarto a arroparle y se despierta, y te abraza y te dice:
-No te preocupes, te quiero.
Y te vas llorando a dormir, porque no concibes en un mundo justo que un niño de 8 años consuele a su madre y se conforme con las migajas de su tiempo, con el tiempo sobrante tras terminar su trabajo, y la casa y los deberes, y la cena, y la comida del día siguiente, y esa compra apresurada en el súper, y ese salto a la farmacia para buscar vitaminas que te hagan mas largos los días.
Y mientras él crece, y nunca volverá a tener 8 años, ni querrá jugar mañana de nuevo con su tren y contigo, y mañana crecerá y ya no querrá que le ayudes con los deberes, ni tendrá ganas de contarte que hizo ayer en el recreo, ni querrá que conozcas sus secretos…
y El tiempo pasará y no reconocerás a la mujer del espejo, ni a ese adolescente guapo de su lado.
Respira, mírate. Vuelve a su cama y abrázale.

Y mañana edúcale.
Edúcale para que crea en la igualdad, para que crezca sabiendo que cuando sale de casa el mundo se ha de regir por las mismas reglas, que aprenda que compartirá espacio, y tiempo, y trabajo con mujeres como tu, y que merecen el mismo respeto y las mismas oportunidades y obligaciones.
Edúcale para que eduque a sus hijos a no concebir diferencias.
Edúcale para que aprenda que la implicación de su padre no es excepción.
Edúcale para que respete por igual sin importar el sexo.
Porque en la educación está el futuro, porque los hombres conscientes de hoy han de ser mayoría mañana, porque solo el día que para el sentir universal los hijos, y la casa, y los deberes sean obligación y deber de toda la familia y no sólo de las mujeres la conciliación no será posible.
Edúcale, para que eduque a sus hijas, y les haga saber que no son las herederas de las tareas del hogar, ni de la plancha, ni de las lavadoras, Edúcale para educar en igualdad.
Y edúcate…

No me pegó nunca…

20 Mar

La violencia de género es una lacra contra la que aún queda mucho por hacer.
El maltrato psicológico es la mas silenciosa de las violencias.
La mas desconocida.

La historia de A…

No me pegó nunca.
Nunca le hizo falta.
Y sin embargo temía sus manos, temía sus ojos, temía su rabia.
Pero no me pegó nunca.

Cuando huí la primera vez, fue lo que me preguntaron:
-Te pega?
-No. Nunca lo hizo.- Pero lo temía, viví esperando ese golpe, esa bofetada, eso… Que hubiese sido el motivo para escaparme.
Pero nunca me pegó.
Y sin embargo nunca nadie pudo hacerme mas daño.
Ni siquiera llegó a insultarme nunca, o a levantarme la voz.
Nunca lo hizo.
Violencia, violencia, violencia.
Esa invisible, la que nadie ve, la que avergüenza contar, la que la familia cree que imaginas, porque el siempre fue un caballero, de los que abren puertas, de los que hablan siempre bajito…
El día que se lo conté a mi madre no me creyó, si ni siquiera le gusta el fútbol, me dijo, cómo puedes hablar así de el? Tienes otro?

Cada día a su lado moría un poco, me empequeñecía y me sumía en la oscuridad, en el miedo.
No me pegó nunca, pero sus NO golpes me rompieron por dentro, me rajaron los cimientos.
Sus palabras susurradas a dos centímetros de mi cara cuando se enfadaba:
-No vales nada, no eres nada…
Se clavaron como estacas en mi pecho y enraizaron.
Ahí siguen.
Consiguió clavarme los puñales de la inseguridad con su menosprecio.
Me robaba valor y yo le creía. Y me sentía culpable por ser como soy, sentía que no le merecía, y el no dudaba en recordármelo a cada minuto.
No eres nada, no eres nadie.
Nadie te querrá nunca

Constantemente criticaba mi aspecto, por no arreglarme, por arreglarme demasiado, por sonreír a otros, por no sonreír a nadie…
Nunca conseguía hacer algo bien, y ese esfuerzo permanente, esa necesidad imperiosa de su agrado, de su satisfacción, me quitaba el sueño.
No sabes cocinar, no sabes limpiar, no sabes planchar…
No sabes nada, eres lerda, inculta…
No opines, no sabes, no molestes…
No eres nada, no eres nadie.
Pensé muchas veces en abandonarle al principio, y muchas veces le amenacé.
Me suplicaba que no lo hiciese, y durante unos días vivíamos en calma, falsa calma…
El tiempo me robó la fuerza ni para pensarlo.
Le creí.
No era nada, no era nadie…
Quién me iba a querer sino el?

Decidimos tener un hijo, lo decidió, y durante meses lo intentamos, cada mes un drama al volver mi menstruación:
-Ni para eso vales, hasta la naturaleza sabe que no debes perpetuarte.
Nos separamos poco a poco de la familia y los amigos, aunque siempre eran escusas mías, cuántas veces escuché decirle a mi madre por teléfono, otra vez esta rara y no quiere ir a veros…
La soledad se convirtió en mi más íntima amiga.
El embarazo llegó, meses de calma, de consuelo, habría cambiado?
Y mi hijo nació, y entre reproches inicié mi maternidad…

No sabes, no te esfuerzas, lo haces mal.
El pecho fue un camino de espinas…
Por qué no te esfuerzas? Por qué te quejas? Te duele porque no quieres alimentar a tu hijo, mala madre, tu cuerpo te castiga…
Criticaba cuando le vestía, porque lo hacía mal, si le tenía en pijama, si le bañaba por la mañana o por la noche.
Si lloraba…
Llegaba y obsesivamente le cambiaba el pañal. La primera vez que se escoció: Está sucio, no le quieres, no le cuidas.
Mala madre… Esa noche me planteé el suicidio.
Y algo revivió en mi.

Huí.
Sin mirar atrás.
Con mi bebé en brazos.
Aún huyo.
Nunca dejaré de hacerlo.
Aunque sepa que ya no me puede dañar.
Aunque sepa que nunca mas volverá a acercarse a mi.
Pero mientras viva, le temeré, temeré que le mire, que le enseñe a odiarse, que le enseñe a morir hacia dentro…

 

Temeré cada vez que se lo lleva, cuando altivo me mira desde la ventanilla del coche, porque sabe que aún es dueño de mis pesadillas…
Esas que no llegan cuando está junto a el, porque me roba el sueño.
El sueño y la cordura, saber que la ley no nos ampara, que el sigue siendo su padre, aunque yo sepa de lo que es capaz…

 

El número de víctimas de violencia de género con orden de protección o medidas cautelares inscritas en el Registro del instituto nacional de estadísticas del año 2013 fue de 27.122 mujeres.
En el año 2014 51 mujeres perdieron la vida víctimas de la violencia de género
Se desconoce el numero de mujeres que no denunciaron, o que no fueron inscritas.
Se desconoce el numero de mujeres víctimas de violencia psicológica.

violencia

las curvas de crecimiento maternales

5 Feb

Si, todos conocemos las curvas de crecimiento, esos graficos que nos tocan las narices a todas las madres, pero no miden la altura y peso de nuestros retoños, no, miden nuestra calidad maternal, porque las curvas es como la lotería, todo el mundo quiere que le toque, pero cuando toca no es lo que uno quería y conlleva muchos impuestos.
Si estas arriba, mantente! No bajes ni un punto!! Si estas abajo, sube!! Porque un percentil bajo es catastrófico!
Vas a la revisión y tu pequeño ha subido los porcentajes, premio! Pero tranquila, la vecina, el pediatra, la enfermera, tu madre… Todo el mundo te instará a superarte, como si en lugar de niños tuviésemos patos a los que llenar el estomago con embudo.
Me recuerda a la típica imagen de adolescentes americanos fornidos en concursos de beber cerveza:
BEBE, BEBE, BEBE, BEBE!!!!!! Jaleando al pequeño en cuestión para que trague y engorde adecuadamente.
Porque de eso se trata, no de que crezcan, sino de que crezcan por encima de su percentil, del vecino, de los compañeros del cole, de su primo…

Tengo tres hijos, el mayor perdió un 30% de peso de nacimiento, estuvo enfermo, así que no es algo normal, pero si lógico, una enfermedad en los primeros días consume, si añadimos serios problemas de agarre y deshidratación tenemos el cóctel perfecto, eso me marcó profundamente, llevar un control exhaustivo del gramaje, asistir al control permanente del peso por parte de los profesionales y escuchar por parte de todo el mundo lo pequeño que era.
Si, era muy pequeño, entre otras cosas por prematuro, pero eso no importa, no es un hecho a tener en cuenta para todos los expertos mundiales de escalera!. Fue subiendo su percentil, del 3 al 90, y ah!!! Eso era vida, qué grande! Qué alto! Y si, caí, caí en el sucio juego de todo el mundo.
Si engorda eres buena madre. Las malas madres tienen hijos flacuchos y bajitos, aunque la madre en cuestión mida metro y medio y pese 40 kilos, sus hijos han de ser talla XL, si o si.
He asistido estupefacta a conversaciones donde se ponía en tela de juicio a Fulanita como madre por la medida de sus hijos…
Claro es que Fulana hija es la mas bajita de la clase, porque mi hija Menganita le saca una cabeza!
Claro!!! Y tu dos a su madre, y teniendo en cuenta lo poco que recuerdo sobre las leyes de Mendel, el loco aquel que estudiando guisantes descubrió la herencia genética, es bastante esperable, de padres pequeños, hijos pequeños, de padres grandes, hijos grandes…
Si, hay muchas excepciones, lo se, pero la hija de Fulana esta estupendamente alimentada, es bajita y punto, y la hija de Mengana es grande como su santa madre.
Y esto que puede parecernos mala leche es costumbre, porque a todos y todas nos afecta, el peso es un medidor y un motivo de examen y crítica constante.
Mi segunda hija, nacida a termino, 3 kilos y medio y duplicados en un par de meses de vida…
Uys, pues estos bebes tan grandes no se disfrutan, ha nacido ya criada…
Seguro que no le das cereales?
La ventaja de que tu segunda hija crezca por encima de los percentiles es que aprendes que cada niño es un mundo y el peso debiera ser como hace treinta años, que se controlaba mucho menos que ahora, cuántas básculas son responsables del fin de una lactancia?
Cuántas madres sufren insomnio antes de la visita al pediatra?
Cuántas mienten como bellacas para no sufrir las malas caras de su enfermera o de su pediatra?

Os pongo un ejemplo que podéis encontrar en cualquier tabla, un bebe de doce meses, puede pesar según los percentiles entre 7 y 14 kilos. Estamos hablando del doble de peso entre un niño que esté en la parte mas baja de la tabla y otro que esté en la más alta, y los dos son niños normales, sanos, activos, bien alimentados…
A qué estamos todos de acuerdo? Entonces por qué no dejamos de preocuparnos por el peso? Por qué no dejan de machacarnos con tablas, percentiles y controles absurdos?

Mi tercer hijo, nacido cinco semanas antes de tiempo, 3 kilos, perdida de un 15 % de peso en los primeros 15 días, aumento de un 60 % en el mes siguiente, había problemas en la lactancia? No, apenas, sin embargo en la primera revisión nuestra enfermera pese a que le dije textualmente que no me preocupaba la perdida de peso, por ser prematuro, por ser mi tercera lactancia… Me contestó que debería preocuparme y controlarlo, porque si no habría que darle biberón. Textualmente, no puedo omitir, que es encantadora, pro lactancia… Pero el peso es un gran problema para ella y para todos.
Profesionales oprimidos por unos tiempos ridículos para hacer exámenes, por una falta total de pediatras haciendo que los que están se saturen y no den abasto.
El peso se ha convertido en una herramienta indispensable. Allí donde antes se controlaban otras cosas, se hablaba con los padres, se tenían en cuenta a la familia porque se conocía, ahora solo existe una tabla y ni siquiera la evolución del niño sobre ella.
Todo son ejemplos claros, sales de la revisión y lo primero que haces es contarle a amigas y familia, lo bien de peso que va tu niño.
Un bebe gordo es un bebe sano, si sobresale en la fila del cole es que estás haciendo tu papel correctamente.
Dan ganas en lugar de darles los primeros Cola-caos, enchufarles una manguera de leche con manteca…

Qué alta es la niña! Cuántos años tiene? Dos. Uys qué alta para su edad…
Realmente apenas hay diferencia con otros niños de su edad, pero es una forma de halago, esta el “Qué guapa”, seguido del “Que niña mas buena” y por último lo alta y grande que es…
Lo lógico en estos casos es que te llenes de orgullo, se te caiga la baba y engordes hasta limites insospechados…

Digamos basta!!!
Dejemos de utilizar las medidas de nuestros hijos como notas a la capacitación de sus madres, porque es ridículo, insano, horrible.
Porque estropean lactancias y hacen de otras una época de cronómetro y control, porque pone nerviosas a las madres con los primeros alimentos y persigue a sus hijos hasta casi entrada la adolescencia.
Porque sirve para vendernos productos de todo innecesarios con la idea y el convencimiento de que estarán mas sanos y crecerán mejor con tal o cual marca de suplementos.
Definitivamente los percentiles debieran ser algo de uso estrictamente pediátrico, quién los sacó a pasear tan alegremente a la calle?
Quién nos descubrió su poder sin enseñarnos a comprenderlos?

Tengo 3 niños percentil 20, percentil 85 y percentil 70. Id preparando el juicio…

 

El corazón partío

15 Ene

Hace justo dos años escribí esta entrada:

Que si, estoy puérpera total,las hormonas me hacen estar muy sensible, de todo hago un mundo pero tengo el corazón “partío”!
Me lo han roto!
Y ha sido mi hijo! Mi propio hijo!
Pues no me llama el muy rufián Noe! Sí, si, como lo oís! Noe.
Lo se, es mi nombre.
Noe, Noe, Noe, Noe, pero dónde quedó el “mammama” primero con lagrimones de orgullo?
Y ese mamá solidario y amistoso?
Y ese mami dulce y zalamero?, y me llama Noe, qué tristeza!
Y ese mamá necesitado y compungido de madrugada, dónde quedó?
Y ese mamá luminoso y carcajeante cuando le hago cosquillas?
Y ese mamá asustado cuando se cae en el parque?
Me rechinan los dientes cada vez que le escucho, y el muy truhán sabe que no me hace gracia, y si ve que no le contesto (Porque no le contesto! Faltaría mas) viene a decirme:

– Mami un beso!-. Y tiene dos años y medio!!!

Para recolmo ayer aprendió el menos sutil de los chalaneos, se enfadó y me soltó con toda su alma:
– Ya no te quiero!-. Con todas las letras!
Tengo el corazón partido!!!!
Y tengo un Princeso que me sorprende en cada tramo del camino, porque esta creciendo, y convirtiéndose en un niño inteligente y vivaz, mi terremotillo!
Se me escapa el bebé de entre los dedos, para agarrar con desespero, no sea que se me escape también, el niño grande que nos depara batalla…
Hasta cuando irrumpe la paz con gritos y alborozos y despierta a su hermana…
Hasta cuando me desespera y utiliza como si no supiese otra frase el “No quiero!!”
Hasta cuando ponerle un pantalón limpio es una pelea de kick boxing…
Hasta cuando como hoy, digo: No puedo mas!! Estoy harta! Se me escapa la sonrisilla tonta mientras pienso como se hace grande, y me pongo melancólica, y rueda una lagrimita mejilla abajo, y mi corazón partido se recompone para explotar de amor…
Y entonces escucho:
NOOOOEEEEEEEEEE… Grrrr y me entran unas ganas de agarrarle y…

 

Hace dos años que luchaba con el dolor de perder mi nombre mas preciado Mamá, y ser Noe en boca de mi hijo. El tenía dos años y medio, y pasó.
Volví a ser su Mamá, y olvidé, olvidé la congoja que me produjo en su día.
Lo que nos hacen aprender nuestros niños grandes!

Y como no, Princesa que ahora pasa por su edad, ha comenzado esa fase. Por eso hoy lo he recordado y buscado en el blog, que a este paso, se está convirtiendo en un “emocionario” para mi.
Apenas hace un par de días mi princesa ha decidido llamarnos por nuestros nombres, de vez en cuando se le escapa un Mamá, pero le cuesta.
Ahora vuelvo a ser Noe, eso si, dicho por la vocecita mas dulce del mundo.

Y es que mi Princesa crece y descubre la vida y pretende así dejar claro que es consciente de nuestro lugar en el mundo, que mamá diosa, alimento y calor, ya no es diosa, tan solo mujer, y pone mediante el nombre distancia.
Porque crece, porque se aleja de su primera infancia, de su pequeño mundo infantil, está dejando de ser mi bebé.
Cual Principito, corre y se aleja para descubrir planetas nuevos y colonizarlos de risas y juegos
Ella y yo, ya no somos una. Somos dos, unidas, amantes, pero dos.
Hoy ya sabe de su fuerza, hoy se reconoce en su nombre y lo equipara a mi ser, se sabe futuro, se sabe promesa.

Y a mi, me quedará siempre la fe, en ese artículo que circula por las redes y me gusta leer de vez en cuando, el que explica que en todo torrente sanguíneo de una mujer, y en su cerebro, viven células de sus hijos.
Siempre vivirán en nosotros!
Y es que crecen, y a qué ritmo! Y hoy me conformaré con las migajas de su necesidad, aquella que la hacia dependiente y atada a mi.
Y mañana seré yo quien la necesite, quien dependa.
Y pasaremos la fase, y volveré a ser Mamá, pero a qué precio? Al precio de saberme humana, imperfecta.
Porque hoy he dejado de ser Dios para ella.
Hoy el mundo es mas grande, y yo mas pequeña.

Somos familia numerosa…

13 Ene

Recuerdo de pequeña sentirme un bicho raro por ser hija única, en mi clase apenas éramos tres, lo normal eran familias de mínimo dos o tres hijos.
Y no era raro ver familias con 4 o 5 hijos(Mi marido por ejemplo tiene cinco hermanos.)
Según fui creciendo escuchaba lo del índice de natalidad(En realidad es índice de fecundidad) hoy en día de 1,25%, vamos que a cada mujer nos toca niño y cuarto! He buscado por la web y hace 50 años, el índice era de casi tres.
Pero hoy en la clase de mi hijo por ejemplo hay un cincuenta por ciento de hijos únicos, aunque tengo la sensación de que la tendencia esta cambiando.

Y creo entender que según evolucionamos a una sociedad mas consumista, decreció el numero de hijos, que cada vez se dio por hecho que un hijo era una gran inversión, y ante la posibilidad de tiempos difíciles, se dejó de invertir.
Las familias pasaron a ser mas reducidas, según nos inculcaban que un niño debía tener mas cosas, mas juguetes, mas ropa, mas…
Posiblemente tantas crisis sufridas, nos han hecho valorar de nuevo cosas que no se pueden comprar, y nos han reeducado, dándonos cuenta tal vez no es necesario tanto para ser felices, que los coches nuevos se vuelven antiguos, que podemos prescindir de muchas cosas a las que tal vez valorábamos demasiado…

El auge de la familia, de las cosas sencillas pero importantes.
Aunque aun no tanto como para volver a ver multitud de grandes familias (Hablo de numero, en calidades todas son grandes)

Nosotros tenemos una gran familia.
Si, somos familia numerosa.
Tenemos tres hijos. Aunque viendo las reacciones cuando nos ven, parece mas que tengamos 15.
Y es que cuando tienes tres hijos te das cuenta de las reacciones de la gente, sorprendentes, van desde la cara de susto, al estupor.
Y lo cierto es que no entendemos muy bien por qué.
Que no es para tanto oiga!
Así que te acostumbras a ir por todas partes sabiéndote observado, y diréis:
Si hombre! No será para tanto
Pues si, lo es.
Os pongo en antecedentes, por una gran superficie, carrito(Imprescindible para tenerlos controlados) Princesa, dos años, sentada protestando, protestando si, porque nuestra Princesa es discutidora y se hace notar, y estamos pasando esa etapa en la que todo es discutible y motivo de contienda internacional.
Princeso dentro del carro hablando con su tono de voz habitual(Va para tenor) es decir un par de decibelios por encima de lo que aconsejan los especialistas como máximo auditivo, lo que se iban a ahorrar en megafonía contratándole! y es además un experto manos largas cogiendo cosas de las estanterías.
Empuja Papá que por el tamaño no pasa desapercibido, mientras va sacando del carro lo que Princeso cuela por el otro lado, que no se sabe quien tiene mas rapidez de brazos, parecen pulpos. De tal padre, tal hijo.
Y yo con mi Princesito colgando del fular. Que aunque la crianza en brazos y el porteo este de moda y cada día somos mas, sigue llamando poderosamente la atención.
Si parecemos recién salidos del circo!
La observación no nos molesta, supongo que esto es como los famosos, que te acostumbras.
Lo malo son los comentarios, porque en esto de las familias numerosas, todo el mundo tiene algo que decir.
Y sigue sorprendiendo porque te habla y da su opinión sobre nuestro número gente que no nos conoce de nada

Si. Tenemos televisor(Tres para ser exactos) y no, no somos religiosos, ni creemos que los anticonceptivos sean pecado, y si, sabemos emplearlos, tampoco somos del Opus(Con todo nuestro respeto), y no, no nos aburrimos.
Esta sería la respuesta rápida, o un resumen de muchas respuestas.

El típico: – No tenéis televisor eh?
Me ves cara de no tener televisor? Entonces si tengo tele no follo, perdón… Esto andaba diciendo… Que es muy aburrido no tener tele

Esto del aburrimiento lo tenemos que escuchar un par de veces todos los días:
– No os aburrís eh?-
Y no se, si la pregunta es porque teniendo tres dan por hecho que nuestra vida es movidita o porque teniendo tres dan por hecho que nuestra vida sexual es muy satisfactoria, a ambas… SI
Por la calle, en el súper, allá por donde vamos siempre hay alguien que sin conocernos pregunta, se sorprende y se mete donde no le llama nadie.

Los tres son tuyos?
No señora, solo dos, el tercero me lo han dado en la sección de congelados…
No mujer! Es que están en oferta y acabo de pillar un par… Si corres aun quedan!
No, acabo de robarlos en el colegio de la esquina…
No, soy paseante de hijos ajenos…
Todo esto te gustaría contestar pero como pretendes ser educado delante de tus hijos, sonríes con cara de mártir y asientes.
Y es que a mi nunca se me ha ocurrido oiga! Ir por el mundo preguntando a la gente si son suyos o no!

Luego continua la conversación, esta el típico:
-Parareis ya verdad?-
Pues no mira, tenemos intención de repoblar el país!
Por qué? Tan mal lo hacemos? Mira que no me salen feos!
No. Queremos batir un record mundial… Y salir en el libro Guinness. No te…
No hasta que no consigamos el equipo de futbol… Ya tenemos una alineación!

También están los:
-Estáis locos!
Si loco, pero a mi me hacen descuento en la factura de la luz por familia numerosa.
Si, si, pero de tres alguno se apiadará de mi y no me llevará al asilo, tu eres carne de geriátrico fijo!
Si, si, pero en cuanto crezcan me llevaran las bolsas del súper…

Y están los positivos:
Valientes!
Es entonces cuando seriamente te preguntas, si ese amor de madre no te esta produciendo ceguera… Paseo con tres niños adorables o con una manada de tigres de bengala y no me he dado cuenta?
Valiente… Por? Mujer, si pides la epidural, te la ponen! Doy fe!

Y los que preguntan si son buscados?
Que ya no es por contestar, pero es una tremenda falta de educación!
Pues no mira, pero reutilizábamos el condón y se ve que lo pinchamos tanto lavarlo…
No, pero la falta de experiencia… Mira, hasta el octavo no aprenderemos…
No, no los buscamos, pero ellos nos encontraron a nosotros…

Si contestas que si los buscaste es peor…
Sois del Opus seguro! Que pasa, que los ateos no tienen hijos?
Otros repiten el:-Estáis locos…
Vosotros no lo habéis pensado bien…
Y esa, el te lo has pensado bien? Grrr
No, no lo había pensado hasta que he tenido la suerte de conocerte y he abierto los ojos…
No! No me lo he pensado, y fíjate que me lo estoy pensando ahora y no se en que auspicio abandonarlos…

El típico comentario, de con lo que cuesta criarlos y con esta crisis…
Por eso señora, por eso… Los estamos formando para pedir en la puerta de una iglesia…
Crisis? No mujer, por eso tenemos tantos para ponerlos a currar!
Claro! Para levantar el país y que cobres la jubilación!
Aunque de momento no le hemos pedido nada a nadie pero bueno es saber que recibiremos ayuda…
De verdad que a veces pienso que temen que les pidas algo.

Si lo sabemos, estamos locos, muy locos, rozando la temeridad, además somos valientes, y no conocemos los condones, y nos invitarán a eventos religiosos…
Y nos gastamos una pasta en pañales, y hemos aprendido a respetar y amar las marcas blancas, y nos chiflan los formatos maxi y buscar un hotel se ha convertido en tarea imposible, y si, lo sabemos llegará la universidad y seguro que tendremos que rehipotecar lo hipotecado, y nos esperan años de mucho curro…
Pero acabamos de estrenarnos como familia numerosa y nos encanta! Y cuando los veo, a los tres juntos, sonrientes y felices, sonrío y digo, no, no me he equivocado.

PD: Se aceptan donaciones de televisores.

Los números de 2014

30 Dic

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 170.000 veces en 2014. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 7 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

Yo no quiero ser madre…

16 Dic

Yo no quiero ser madre.

Ese fue durante años mi grito.

Y digo grito, porque cuando te cuestionan tus decisiones y has de justificar tu situación terminas gritando por pura desidia.

Nos casamos jóvenes y desde el primer momento todo nuestro entorno se empecinó en que tuviésemos descendencia, parecía como si la única meta, el único motivo por el que estar juntos y casarnos fuese tener prole.
Y no, no lo era. Nos casamos porque quisimos, sencillamente.
Y durante once años de matrimonio no tuvimos hijos, ni quisimos.
Ni necesidad, ni ganas. Y pasamos esos años escuchando sandeces varias… Sois unos egoístas, absurdos caprichosos, irresponsables.
Curioso, estoy segura que de haber tenido hijos siendo jóvenes, hubiésemos recibido los mismos adjetivos…

Con el tiempo simplemente aprendimos a silenciar comentarios, porque nosotros creíamos que tal vez algún día cambiásemos de idea, pero no era prioridad ni necesidad, tan solo un “tal vez” que hubo que encubrir de negación para conseguir respeto.
Si, digo respeto. Porque cuando una mujer dice abiertamente, alto y claro que no quiere hijos lo primero que descubre es la falta total de respeto, parece que no se concibe una vida que no se sienta abocada y dirigida a la maternidad.

Ante la respuesta, de no, no quiero hijos comienza una vorágine de consejos y comentarios no solicitados, y preguntas incomodas.
Eso es porque no te lo has pensado bien… (Sin hijos, si, pero no imbécil)
Eso lo dices ahora ya te llegara el reloj biológico(Tica tac, tic tac…)
Se te va a pasar el arroz(No hija, no. Yo uso arroz vaporizado…)
No podéis? O el curioso: No valéis? (No y además no sabemos practicar sexo, necesitaremos clases?)

Cuando además utilizas tu profesión como base para no adelantar acontecimientos ya que pretendes asentar tu status laboral eres poco menos que una desalmada.
Inconsciente, consentida, caprichosa…
Como si en lugar de ser adultos de treinta y tantos la decisión de no tener hijos nos hubiese convertido en adolescentes eternos
Si a todo esto le añades que no te gusten los niños, pues tienes el coctel.
Y es que además como mujer te tienen que gustar los niños, llevarlo en la sangre, el dichoso instinto…
Pues no, a mi no me gustan los niños, no los aborrezco, pero no me gustan los niños en general, y me reitero a día de hoy.
Me gustan mis hijos, me encantan, me emocionan, pero el resto no.
Aprecio y convivo con los hijos de conocidos y amigos, pero no soy de esas personas que ven un niño y babea y achucha.
Hoy en dia como mujer no querer hijos no es un acto de desinformación, de no saber que es la maternidad, se trata simplemente de que cada uno toma las decisiones como y cuando cree necesario, una mujer no tiene porque crecer creyendo que su único fin es el de procrear, debemos ser valoradas por nuestro ser, válidas como individuos, sin necesidad de que nuestra falta de maternidad nos reste, disminuya o sustraiga derecho o valor alguno.

Y yo que durante la mayor parte de mi vida no he sido madre puedo decir que era una etapa, que no cambio a mis hijos por nada del mundo, pero tampoco cambio mi experiencia por nada.
No quisiera haberlos tenido 15 años antes, ni diez, ni cinco.
Por tener, durante años, la claridad de no ser madre no era mas desconsiderada, egoísta o insensible que hoy.
Durante años enarbolé la bandera de mi libertad de elegir, y estaba eligiendo ser yo misma, sin sentirme ni mermada, ni incompleta por no ser madre
tenia una vida maravillosa y plena, igual de maravillosa y plena que lo es ahora con mis 3 hijos
Y conociendo las dos vertientes, solo puedo añadir que tener hijos es lo mejor que he hecho en la vida, y lo es porque tomamos la decisión de tenerlos desde el conocimiento de que no nos hacían falta, no eran un fin ni un medio, no eran necesidad ni obligación.
Y sobretodo no eran necesarios para hacernos sentir familia.
Ellos han llegado para mejorar algo que ya era perfecto.
Para poner una guinda a un pastel que ya era delicioso y dulce.

Y llegó un momento en nuestra familia de dos en el que de un día para otro, la verdad, tomamos la decisión, y en apenas dos semanas teníamos un positivo.
Y no se, sinceramente, si nos hubiese costado mas, habríamos, tal vez, cambiado de idea, o hubiésemos terminado aplazando la decisión,
tan sólo puedo decir que nosotros éramos una maravillosa familia de dos, felices, ilusionados y completos, y a día de hoy somos una familia de cinco felices, ilusionados y completos.
Y no, no soy mas femenina ahora, ni soy mas mujer.
Mi maternidad me ha enriquecido, me ha hecho crecer, porque ya era.
Y debo añadir para ser sincera que durante años mi negativa a ser madre también estaba influenciada por el convencimiento de que no sería una buena madre, tal vez porque fui hija fruto de una maternidad no deseada, no buscada, prácticamente impuesta.

Dar por hecho que el único fin de una mujer es la maternidad es probablemente el mayor acto de machismo y patriarcado.
Es dar por válida toda la violencia implícita contra las mujeres de nuestra cultura.
Es utilizar nuestro mayor tesoro, el milagro de la vida, contra nosotras mismas, robándonos cualquier otro valor.
Es una muestra mas de la violencia de género.
Hoy desde mi experiencia solo puedo pedir respeto a quienes determinan hacer otras cosas en su vida, no por ello menos importantes, y es que nadie debería juzgar y calibrar la importancia de las vidas y obras ajenas, ni supeditar la existencia de un ser humano a la creación de otro.
Porque a ningún hombre se le mira como loco por no desear procrear.
Ni se le exige justificar su itinerario vital.
Y jamás, si decide pasar su vida sin dejar su huella genética, le dirá nadie que actúa contra natura.
Eres mujer. Y puedes decidir. Y eso te hace grande.
Decidas, lo que decidas…

La cojera infantil(Parte 1) y los dolores de “crecimiento”

4 Dic

La cojera infantil(Parte 1) y los dolores de “crecimiento” por Fernando “Cybertrauma”

 

Hoy Queridos amigas y amigos lectoras y lectores de mis Publicaciones en este Blog de Noe del Barrio:

Deseo en las próximas líneas, desarrollar con la mayor claridad posible, un frecuente motivo de visita a mi Consulta; “El o la niña lleva una semana COJEANDO…”

LA COJERA INFANTIL y sus causas más frecuentes; (Los Dolores de “crecimiento”) y otras cuestiones relacionadas (La “Sinovitis transitoria” de cadera. (Parte 1)

La cojera es uno de los motivos de consulta más frecuentes en Pediatría y Ortopedia Infantil.

Podría definirse como COJERA: Cualquier alteración de la marcha habitual de ese niño; O lo que es lo mismo una alteración del patrón normal de la marcha para la edad de ese niño que tenemos delante.

La cojera en el niño, dolorosa o no, siempre indica un ORIGEN ORGÁNICO.

Causada por un motivo aparentemente intrascendente; Como un zapato inadecuado, demasiado corto o largo, abrochado o no, puntiagudo o con taconcitos…

O bien por motivos un poco más graves, como un Trastorno de la Sangre, o una TUMORACIÓN.

En esta Primera Parte, os quiero exponer, DESEO CON MUCHA CLARIDAD, las Causas (Etiología) de la COJERA INFANTIL…

CAUSAS MAS FRECUENTES DE COJERA INFANTIL…DIEZ SON LAS PRINCIPALES SEGUN MI EXPERIENCIA…

Nota muy Importante; DESMONTANDO UN MITO (O al menos lo intento):

una especie de MITO que ha llegado hasta nuestros días, y supongo que pervivirá después de mi muerte, son:

…Los  mal llamados; ¡DOLORES DE “CRECIMIENTO”!

Vuestro hij@ de ocho años no puede dormir porque sus piernas le duelen; O bien, l@s amig@s de tu hija de cinco años se levantan llorando en mitad de la noche con la misma queja…

Y al día siguiente de una noche algo “Tormentosa de Dolores” se levantan de la cama y se van “COJEANDO” al Colegio…

Y regresan a casa…¡COJEANDO!…Y todo el mundo, desde los Profesores del Cole, otras mamás o papás, la Vecina bien intencionada, el Conserje de la Finca y hasta el Tendero, te dicen con “Gran amor”:

¡Señora o Señor!: ¿SE HA FIJADO USTED QUE EL POBRE NIÑO COJEA?…

Pues claro que te has dado cuenta; ¡¡¡Ni que fueses un bobalicón “despistadillo”…FALTARIA MAS!!!

Esto llevará a una de dos acciones, la “Casera”, o llevar al Peke al Pediatra o llevarlo directamente a Urgencias del Hospital…

* En el caso de la ¡Opción Casera!:

Seguramente que la abuela, la Vecina, o el Dr. Google, les informará que se trata de “DOLORES DE “CRECIMIENTO” “…

Después de leer lo anterior, o hacer caso a “Radio Macuto”; Probablemente a la noche siguiente, mamá o papá les den un suave masaje en sus piernecitas, que seguramente calmará esos dolores.

Con ese “masajito” realizado con inmenso amor; los niños son capaces de dormirse y levantarse por la mañana ¡Sin dolor alguno!.

Y curiosamente, ¡¡¡SIN COJERA!!!…

En la adolescencia, los dolores nocturnos desaparecen por completo. ¡Y por lo general sin Tratamiento alguno!…

L@s niñ@s que presentan esta Clínica dolorosa, suelen quejarse de sentirlo en cualquier parte de ambas piernas desde una vez a la semana a una vez al mes.

Su frecuencia es similar en niñas y en niños.

«Característicamente se producen episodios de dolor vespertino o nocturno referido a los miembros inferiores (MI) de una duración de entre 10 y 30 minutos, habitualmente en la región pretibial, gemelos, huecos poplíteos o muslos. Su intensidad es muy variable. En ocasiones también puede afectar a los miembros superiores.

La sintomatología generalmente es intermitente, con intervalos sin dolor que pueden oscilar entre días y semanas. Ceden con calor, masajes o ambos, su pronóstico es benigno y tienden a desaparecer con la edad. Su diagnóstico se basa en la anamnesis y en la ausencia de alteraciones en la exploración física, por lo que no es preciso solicitar exploraciones complementarias.

Jaime de Inocencio Arocena*

* Instituto Madrileño de la Salud, Atención Primaria Área 4, Madrid. ».

Por lo que deseo que QUEDE CLARO, No tienen nada que ver esos mal llamados dolores de “crecimiento” con una verdadera COJERA; Ya que en este Post, hablamos de la COJERA producida por razones bien diferentes.

* En el caso de llevar al Peke al Pediatra, o a Urgencias:

Voy a exponer para mí, las DIEZ CAUSAS FRECUENTES DE COJERA INFANTIL, cuando atiendes al Peke en tu Consulta, en el Ambulatorio o en Urgencias, como Especialista.

Soy consciente, que pueden existir otras causas patológicas, causantes de la COJERA, pero me voy a referir a las que al ver un niño cojeando, pasan por la mente de cualquier Especialista en Pediatría, o en  Ortopedia Infantil que visitéis.

Hay algunos ítems, que he desarrollado más que otros, dando voz a una Pediatra a la que admiro profundamente Dra. Amalia Arce, que explica de maravilla la Cojera por “Sinovitis Transitoria de cadera”…

Los demás ítems, los he subrayado y no desarrollado, pues considero que no procede en este Blog de Noe.

Comencemos pues con las Diez Causas para mí más frecuentes…

1- Causadas por Traumatismos de origen diverso:

Son la causa más común de cojera en el niño…

Esguinces y “Torsiones” articulares, etc.

En este punto me gustaría decir a los Papis y Mamis que me leen, que el “Esguince” como tal, no es una lesión de niñ@s; Aunque imagino que cualquier “Elongación” ligamentosa en un Peke, por Convención se denomine “ESGUINCE”…

Ya que como vosotros habréis visto, los ligamentos de las articulaciones de los niñ@s, son gruesos y con una dureza semejante a las “maromas” de un barco…Basta con mirar a uno de nuestros Pekes trepando a un tobogán o similar, los ligamentos interarticulares se perfilan bajo la piel, más hermosos que los de un Puente Colgante.

Por lo que antes se “arranca” el niñ@ un fragmento del hueso relacionado con los extremos del ligamento (Provocando o no una “Epifisiolisis” o fractura de una epífisis del Peke) antes de padecer un verdadero “esguince”.

Si el niñ@ tras padecer esta lesión, después del hielo local, si procede un antiinflamatorio suave tipo Ibuprofeno (Nunca jamás, superar los diez mg por Kg de peso del niño al día) apoya el pie en el suelo, pensar en una distensión, que requiere una semana como mucho de inactividad deportiva.

Fracturas (Desplazadas o no, cerradas, abiertas, etc.)

Contusiones y lesiones de partes blandas (Abrasiones, rozaduras, quemaduras, etc. ¡¡¡LAS MAS FRECUENTES!!!)

Yo en mi Consulta, veo con mayor frecuencia que pongamos hace treinta años, niñ@s procedentes de los Servicios de Urgencia de los Hospitales a dónde les han llevado los progenitores:

¡¡¡Producidas DICHAS LESIONES POR LAS ACTIVIDADES DEPORTIVAS DIVERSAS A LAS QUE SE AFICIONAN NUESTROS PEKES!!!

Y he de hacer notar, que hace años, había una Proporción de 9 varoncitos por 1 niña; Yo me atrevería a decir (Aunque mis Datos son insignificantes, pues es una Consulta muy humilde) que hoy en día esa Proporción se iguala.

Es decir (Haciendo la pelota a Noe): 6 “Corazones de melón” por cada 4 “Princesitas de fresa”…JA JA JA JA JA JA JA JA

2- Causadas por Problemas ortopédicos diversos:

– Luxación congénita de cadera (Que haya pasado desapercibida)

– Displasia congénita de cadera

– Dismetría importante de miembros inferiores (Más del 3% una piernecita respecto a la otra)

– Necrosis vascular de la cabeza femoral (Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes)

– En varones adolescentes obesos, “desplazamiento” de la “Cabeza” femoral (Epifisiolisis de cabeza femoral)

Las causas de COJERA infantil, secundarias a los problemas Ortopédicos relacionados con Patologías Neonatales, son cada vez menos frecuentes en mi Medio; Pues afortunadamente, hoy en día, casi todos los partos son en Hospitales, con numerosos Especialistas, que visitan al niñ@ apenas el Pediatra hospitalario, detecta el mínimo problema…

En cuanto a la Necrosis de la cabeza femoral, desde hace bastantes años, ha pasado de ser un problema Ortopédico a solucionarse con una relativa sencilla Intervención quirúrgica…

Ahorrándole al Peke y a sus padres y familiares, el aparatoso artilugio de Toronto, que obligaba al niñ@ a caminar como un marcianito con las piernas abiertas…¡Qué tiempos!

Y con respecto a las “dismetrías” mal entendidas, se refiere a dismetrías muy evidentes al tener al niñ@ delante (Y no se arreglan con las alzas frecuentes de 2 mm. que retiro frecuentemente en mi Consulta en cualquier niñ@) por su inutilidad.

Y en el caso de la llamada “Epifisiolisis” de la cabeza femoral de los varones adolescentes; De verdad, pienso se ha quedado reducido a jóvenes entre 13 y 15 años, que carecen de rasgos de desarrollo madurativo general y que por lo general, son visitados antes por los Endocrinos, quienes los remiten al Hospital correspondiente…

3- Causadas por Infecciones:

– Artritis séptica (Terrible y con gravísimas consecuencias articulares, si no se diagnostica a tiempo)

– Osteomielitis (Todo un reto para cualquier Especialista o MIR (Médico Interno Residente en Formación)

Ambos procesos, eran relativamente habituales a principio del Siglo XX en nuestro Medio; En la actualidad, se circunscriben a niñ@s con otros Cuadros Clínicos asociados…

Inmunodeficiencias, Bajo peso, Patologías infecciosas sobreañadidas, etc.

4 – Causadas por problemas Inflamatorios sobre todo la “Sinovitis Fugaz o Transitoria de Cadera Infantil”:

– Sinovitis “transitoria”…

En este momento, deseo rendir un ferviente Homenaje, a la Compañera (Médico Pediatra) quien me hizo conocer el Blog de Noe del Barrio, a través de un Post sobre “Conciliación”, Publicado en su Blog este año; La Dra. Amalia Arce.

Quien describió perfectamente esta Condición en un Post suyo del día; martes, 22 de mayo de 2012,y que me atrevo a “Copiar y Pegar” aquí, para todos vosotr@s:

«La sinovitis transitoria de cadera es la causa más frecuente de cojera en la infancia y consiste en una inflamación del tejido sinovial -que es una fina capa que envuelve a la articulación- de la cadera.

Suele ser un proceso benigno, leve y autolimitado. Y afecta de forma unilateral a una de las extremidades.

Aunque se puede presentar en todas las edades es muy característico de los niños entre los 4 y los 8 años. Y yo diría que es más frecuente en niños que en niñas, aunque esto no lo tengo contrastado.

Fue descrita hace más de 100 años y ha recibido bastantes nombres históricamente.

Es una reacción inflamatoria cuya causa, como ocurre en tantas otras patologías en medicina, es en realidad desconocida. No obstante, curiosamente en más del 70% de los casos hay una infección vírica de vías respiratorias altas o del área ORL en los días previos. Otros autores explican que puede haber el antecedente de un traumatismo o una caída (aunque éstos son tan frecuentes en algunos niños que resulta difícil establecer una causa-efecto). Y hay quien argumenta que puede haber subyacente cierta predisposición alérgica.

Los niños presentan dolor en la zona de la cadera, también en la ingle o en la zona de la cara anterior del muslo. El dolor origina cojera y cierta movilidad limitada, que también detectaremos en la exploración. Contrastando con todo ello, el niño suele tener excelente estado general y raramente otros síntomas.

La duración estimada es de unos 10 días, aunque en algunos casos es un poco más pesado y se alarga durante unas cuantas semanas. En aproximadamente un 20% de los casos, se producirá recurrencia, con recuperación completa en cada una de las veces.

Aunque el diagnóstico es clínico, basado en datos de la historia y de la exploración física, en las ocasiones en las que se plantean otros diagnósticos, pueden estar indicadas algunas exploraciones complementarias, generalmente radiológicas.

Y el tratamiento, como bien sabía la mamá de mi paciente, es el reposo y los antiinflamatorios tipo ibuprofeno. Excepcionalmente serán necesarias otras medidas.

Publicado por Amalia Arce
Del Blog “Diario de una mamá Pediatra”.».

Os recomiendo, si es que ya no sois adict@s a su Blog, sus INTERESANTES Posts…Llenos de Sabiduría y Práctica con los Pekes.

5- Causadas por diversas Enfermedades reumáticas:

– artritis reumatoide juvenil (Ciertamente terrible y muy invalidante)

– Lupus eritematoso sistémico (Bien conocido por los Espectadores de TV, que seguían los Capítulos de House (Serie de la Fox) y sus Colegas “esclavos”)

– Púrpura de Schönlein-Henoch (En ocasiones, sus manifestaciones cutáneas, nos hacen Temblar hasta que el Laboratorio nos descarta otras Patologías más graves)

6- Causadas por Trastornos hematológicos:

– Leucemias

– Trastornos de la coagulación (Siendo la Hemofilia la más conocida)

– anemia de células falciformes

7- Causadas por algunas Tumoraciones, Benignas, o Malignas (Neoplasias):

1- Tumores Benignos:

– Osteoma osteoide (Antiguamente llamado Tumor de Aspirina; Ya que éste fármaco calmaba de inmediato el dolor en los afectados; Cualquiera que fuera la localización Anatómica del Tumor)

– Osteocondroma

– Quiste óseo aneurismático (Muy llamativo en las radiografías del Pediatra)

– Displasia fibrosa

– Granuloma eosinófilo

2- Tumores malignos:

– Sarcoma de Ewing

– Osteosarcoma.

8- Causadas por Enfermedades neuromusculares:

– Parálisis cerebral infantil

– Neuropatías periféricas

– Distrofias musculares

9- Causas intraabdominales

– Apendicitis (Por irritar e´l Psoas-ilíaco)

Curiosidad; El “Drenaje” espontáneo de un fluído procedente de de la Cavidad abdominal, puede irritar el Psoas y provocar cojera, como síntoma principal)

10- Causadas por ciertas Patologías psiquiátricas:

– Trastornos por conversión (No son infrecuentes en adolescentes).

Nota personal: Veréis que las Causas de orígen Psiquiátricas, para mí y para la inmensa mayoría de Especialistas, debe estar al final de cualquier Tabla…

No es infrecuente, tener delante un Peke que cojea, al que han llevado en diversas ocasiones a Urgencias y le han sugerido a los padres una causa “Mental” en la cojera del niñ@…

Ojo.- Mi experiencia es bastante amarga, en un par de casos, en los que no se pudo hacer nada para ayudar a mi Pacientito, que evidentemente, no tenía nada “mental”…Y se logró un diagnóstico muy tarde; ¡Por desgracia!.

Bueno, mis queridos y “Sufridos” (Espero que no aburridos) lectores…

Creo que son innumerables los Datos que os expongo en este Post, con mi Experiencia personal con la COJERA INFANTIL.

Proximamente os traeré la Segunda parte de este, creo apasionante Tema Infantil…

Hasta mi próxima Colaboración en este interesante Blog de Noe del Barrio.

Un muy cordial saludo, Fernando (Cybertrauma).