Archive | Machismo RSS feed for this section

Esa Puta, también es tu madre…

25 Abr


Conversaciones, comentarios…
El machismo, la misoginia…Existe, desgraciadamente…
La violencia de género está tan normalizada que nos pasa desapercibida la mayoría de las veces…
Esta entrada no es apta para todos los públicos, contiene un vocabulario, degradante, sucio, hiriente…
Desgraciadamente el día a día de nuestra sociedad…

Aitor era un tipo guapo, no de revista pero tenía algo, sonrisa, simpatía, durante años se llevó a las chicas de calle, pero no le apetecía comprometerse.
Sus amigos de toda la vida se fueron casando y emparejando y poco a poco se alejó de ellos.
No le apetecían cenas con pañales e interrupciones, nunca fue de niños.
Su vida se movía entre viajes y deportes, salidas y cenas, vida social…

Conoció a Cristina por casualidad, y por casualidad también tras apenas 5 meses saliendo se quedó embarazada.
Siempre fue un tipo responsable y aunque nunca se lo había planteado se dijo:
Por qué no?
Y juntos se embarcaron en el proyecto mas importante de sus vidas.

No se arrepiente, tiene una hija preciosa, y una pareja perfecta para el, a veces el destino se porta, y cuando menos te lo esperas te regala el resto de tu vida.
Y digo el resto, porque se acabaron los amigos del gimnasio, los de copas los viernes, los de playa con resaca los domingos, los de viajes al caribe…
Ser padre le llevó a una absoluta soledad social, invisible para su entorno.
Exactamente igual que había ocurrido con otros antes que el.
Hacía años que había perdido contacto con sus amigos de siempre, se había distanciado, y ahora aun tenían menos en común, la paternidad les había llegado con casi una década de diferencia, difícil encontrar similitudes ahora.
Su nueva situación le tenia desconcertado.
Una amiga de Cristina, les invitó a un cumpleaños, y allí conocieron a varias parejas con hijos.
Quién le iba a decir a el, que iba a sentirse tan necesitado de cercanía, de vida social, de amigos…
Y en apenas meses formaron un nutrido círculo de padres, con los que retomar viejas costumbres, deportes, excursiones, días de campo, vacaciones, siempre con la familia al completo.
Un alegre y multitudinario grupo.

Comenzaron las salidas de sólo chicos, primero un fútbol, unas cañas, una celebración…
El siempre había sido un alma libre, por ahora no le hacía mucha gracia hacer planes sin sus chicas, pero los amigos necesitaban evadirse un poco…
Necesitaban espacio, desconexión de familias y obligaciones, sentir por unas horas que seguían siendo libres…
La certeza de no ser escuchados, y alimentados por el alcohol daba pie a conversaciones que escandalizaban a Aitor, comentarios entre risas, pero dolorosos para sus oídos.
Bromas subidas de tono, risas ante comentarios machistas, actitudes estúpidas frente a sus parejas…
Las madres de sus hijos…

-Y la tuya qué tal la chupa?- Risas.
-Hoy cuando llegue la despierto y luego te cuento.- Mas risas.
-La vas a despertar ahora para que te haga una mamada? Qué cabrón!-Risas
-Claro que se gane que la mantengo!-

-Pues la mía era una zorra cuando nos conocimos.-Risas.- Y lo sigue siendo, pero en la cama ya no!-Carcajadas.
-La muy puta se quedó preñada para engancharme y vivir del cuento.- Más risas.
-Has visto las tetas de mi cuñada?-
Eh! Tú! Cabrón! A las cuñadas no se las mira!-
-Claro, porque la tuya es infollable -Carcajadas…
-La mía si que es una zorra, como su madre! Todo el día en casa malmetiendo.

Aitor no entiende nada.
Y le da vueltas a todo, no entiende que hablen así de ellas.
Lo quiere tomar como bromas de machitos oliendo a alcohol, pero no lo entiende.
No lo fomenta, no lo comparte, pero lo admite. Porque calla.
Como callamos todos ante esos comentarios grotescos que escuchamos a veces.
Callamos todos ante esos chistes que humillan y desprecian al sexo femenino.

Calla porque sabe que el es el calzonazos para todos, ese que ante un mensaje en el móvil sale corriendo cuando su niña tiene decimillas.
-Calzonazos!!Qué tiene madre! Nos vas a dejar tirados?
-Sí. Y tiene padre. Y este padre quiere estar con ellas.
Calzonazos dicen, porque antepone a sus chicas a un partido, o a unas cañas, o a una salida.
Porque leen en su rostro que no les entiende.
Que no entiende que a plena luz del día sean los padres perfectos y muten cuando se alejan de su familia.
Calzonazos. Porque no presume de “follársela”, porque se le caería la cara de vergüenza si lo hiciese.
Calzonazos, porque cuando les oye hablar se pregunta: Qué pensarían si un hombre hablara así de su madre? De sus hijas? De su hermana?
-La muy puta me enganchó quedándose preñada, zorra lista.
-Me tiraría a su hermana, tu la has visto? Qué tetas! y siempre contoneándose.
-La muy zorra me llama para que vuelva a casa, vamos no me jodas! Si son las dos! Qué la niña no se puede dormir? Pues que la duerma ella, que para eso la doy de comer.
-Siempre jodiéndome, controlándome, qué se ha creído? Aquí mando yo, para eso soy un hombre!

Esa zorra, esa puta, esa que te la chupa, a la que te follas… Es la madre de tus hijos, y mañana tendrás que mirarles a los ojos.
Esa zorra, esa puta, esa que se la chupó a alguien, esa a la que se follaron, fue tu madre. Ya no te ríes?
Esa zorra, esa puta, esa que se la chupará a alguien, a la que se follará alguien, es tu hija…
Y un hombre, como tu, mañana te dará la mano y se la llevará lejos de ti.

Cuando bromeas en esos términos sobre una mujer, cualquier mujer, nos menosprecias, nos insultas, nos vejas,
das pie a otros a hacerlo.
Lo que a ti te parecen palabras jocosas, son alimento para otras mentes a las que otorgas derechos sobre nosotras.
Derecho a despreciar, a insultar, a violar, a pegar.
A tu mujer, a tu madre a tu hija…
Tu menosprecio y tu desdén, ese que gastas contra una mujer, cualquiera, es violencia.
No importa que solo emplees esos términos con tus amigos, cuando llegas a casa ella esta esperándote.
Esa a la que has humillado ante otros, esa a la que has degradado.
Esa. La madre de tus hijos.
Una mujer, una puta follable, manipuladora, esa zorra. Tu madre.

Por qué damos como válidas, jocosas y permisibles estas actitudes?
Por qué siendo evidente la violencia de género en estas conductas miramos hacia otro lado?
Respeto.
Hay que afrontar la violencia de género en todas sus formas, también luchando contra esas actitudes y valores machistas, misóginos y patriarcales.
Como sociedad estamos perpetuando los estereotipos de género con cada comentario, con cada chiste, con cada “Mirar hacia otro lado”

Cuando llamas puta a una mujer, se lo llamas a todas.

Esa Puta es mi hija…

25 Feb

Jalean.
Insultan.
Denigran.

Puta. Puta. Puta.

Una mujer ha sido víctima de la violencia de genero, víctima de su pareja, de la persona que debía amarla y respetarla. Una mas.
Víctima… y cientos de verdugos jalean, y gritan que lo merecía, merecía sus golpes, merecía sus puños.
Valiente, por pegarla.
Gritan Puta.

Miro a mi hija, jugando en la alfombra.
Y si fuera ella?
Me pongo en su piel.

Soy su madre, y escuchar como cientos de personas insultan a mi hija tras haber recibido una paliza por el hombre en quien confiaba me parte el corazón, me desgarra, me mata.
Y es que cualquiera que dañe a mi hija me daña a mi, me rompe, me deshace, me destroza…
Y no puedo entender como la carne de mi carne es merecedora de tanto dolor, de esa humillación, y el corazón se encoje, se me raja y seca.
Mi hija. Aquella que nació de mi vientre, la que se alimentó de mi pecho, la que creció en mis brazos…
La que tu maltratas y humillas, y vosotros descarnáis públicamente y pisáis sus trozos doloridos…
Los que gritáis: -No fue tu culpa…- Pero si tus puños, tu desprecio, tu rabia.
Esa puta es mi hija y ayer la amabas.
Esa puta es mi hija y la amaré siempre.

Soy su padre.
El primer hombre al que amó, ella es mi hija. Y tu le pegas y vosotros le insultáis
Mancilláis aquellas coletas que reían al viento, aquella niña que corría delante de mi, mi pequeña.
La que de mi mano se fue contigo, confiando en que sería protegida y amada como yo lo haría.
Y moriría por evitar su sufrimiento. Y muero viéndola sufrir.
Y mis cenizas reclaman cuando escucho que merecía tus golpes…
Esa puta es mi hija y ayer tu también la amabas.
Esa puta es mi hija y la amaré siempre.

Soy su hermano.
Aquel que desde pequeños compartía penas y alegrías, aquel que fue partícipe y confesor de vuestro amor, aquel que curó y lloró junta a ella las heridas infringidas por tus golpes.
Aquel que deseó matarte y cuyos puños quedaron encerrados en los bolsillos, ungidos de rabia cuando vi su cara amoratada, cuando sus lágrimas se desbordaron en mi hombro.
Tu, aquel que debía amarla sobre todas las cosas, con quien había soñado futuro, tu, que tras pegarla y humillarla, te jalean, porque tu destreza con un balón vale mas que su vida, mas que su dignidad.
Vosotros que justificáis la violencia, sin saber, pobres, que seréis pasto de ella.
Porque tarde o temprano, alguien en algún sitio justificara esos puños en el rostro de vuestra madre, de vuestra hija, de vuestra hermana…
Esa puta es mi hermana y ayer la amabas.
Esa puta es mi hermana y la amaré siempre.

Soy su hijo, ese que aún no ha nacido, ese que lloraría junta ella cuando tu le golpearas, ese que desde su vientre te temería y odiaría por no amarla.
Tu hijo. Tu futuro pretérito.
El que crecerá creyendo que merecía tus golpes, que el mundo es así, que así funciona.
Y entre golpes e insultos , cerrará el circulo, el que pegará porque lo habrá aprendido de ti.
Tu reflejo. Tu vergüenza. Tu conciencia.
Esa puta será mi madre y ayer la amabas.

Soy ella.
No, no merezco tu golpes.
No merezco vuestros insultos.
Si fue tu culpa.
Esa puta a la que gritan soy yo, y ayer me amabas.
Cómo pudieron tus puños lastimarme?

Hoy somos todas una.
Hoy todas levantamos la voz para gritar muy fuerte. NO.
No merecemos vuestros golpes.
No merecemos vuestros insultos.
No, no es nuestra culpa.
Solo tu, en tu mano, tenías la llave. Sólo tu podías parar los golpes.
Hoy esos golpes se revelan y entre gritos y cánticos vuelven para escupiros a la cara.
Y en cada casa, en cada hogar de aquellos que gritaban, una mujer, tal vez su madre, tal vez su hija, le mire a los ojos, y sienta repugnancia.

Esa puta es una mujer, y es hija y es hermana y madre y amiga…
Porque todos los que estábais en ese campo sois maridos, compañeros, padres, hijos…
De putas?
NO.
De mujeres.
Porque ninguna mujer merece vuestros insultos, ni vuestros golpes, porque ninguna mujer, ni hija, ni hermana, ni madre lo merece.
Mi hija no lo merece.
Mi hija no merece encontrarse con un tipo como tu.
No merece crecer creyendo que es normal amar a golpes.
No merece crecer creyendo que lo normal es hacer un minuto de silencio por cada victima
Quiero creer que en mitad del silencio, nadie gritará, se lo merecía, porque era una puta.

Un minuto de silencio por todos los maltratadores, por todos los que los justifican, por nosotras, por nuestras hijas…
Que el silencio os aísle y os desprecie.
Que el silencio os grite, os violente y os duela.

violencia

Madres, esa profesión de riesgo…

10 Dic

Ser madre es una profesión de riesgo, de alto riesgo porque hagas lo que hagas recibiras ataques desde todos los frentes, en ninguna otra faceta de tu vida te sentirás tan milimetrada, observada y juzgada.

A diario leemos historias corrientes de mujeres extraordinarias que con gracejo y buen humor se catalogan de malas madres. Acompañando de risas los malos días.
Y ríes , pero también ahondas y una vez mas te das cuenta de la presión a la que se somete a las mujeres, ya no madres, mujeres. Porque no podemos permitirnos errores, cansancio ni agobio.
La imagen peliculera de mujer sonriente con delantal rodeada de niños y bizcochos aunque obsoleta aún está en la memoria colectiva.
A ver si nos entra en la cabeza que esa imagen no es real, que ni en la profunda América de la posguerra era real esa imagen, fruto de películas y series televisivas.
Y no es solo que sea la imagen que se exige desde ciertos círculos sociales, estas nuevas malas madres, son el grito, un recurso de lucha social silenciosa, es además un recurso de lucha contra otras mujeres, las mejores aliadas del patriarcado. Que escondidas tras los muros de sus maternidades dan como válidas las consignas misóginas y machistas existentes.
Hemos de ser conscientes de que la maternidad es un ensayo acierto-error personal e intransferible.
Rendirnos ante esa imagen que pretenden darnos como valida de súper mujeres no es opción, porque significa que cuando no llegamos a esa meta, nos hundimos en la creencia de hacerlo mal.
Penalizamos la maternidad, porque exigimos a las mujeres que además de ser profesionales mas responsables y con menos sueldo que sus compañeros, añadimos al finalizar la jornada que tengamos hijos educados, bien peinados y planchados, actores de películas de sonrisa perenne.
Nos presionan algunas mujeres de generaciones anteriores que no sufrieron esa presión de trabajar dentro y fuera de casa y que no conciben una realidad en la que mujeres y madres no sean sacrificadas por y para el bien familiar.
Se añade a este patriarcado intempestivo las corrientes que además ponen todo el peso en nosotras de la felicidad infantil.
Hemos pasado de creer(con razón) que los niños deben tener menos tele y mas atención, a creer que los niños han de crecer en hogares Disney, donde cinco minutos de aburrimiento no es opción, donde ha de pasarse de una actividad a otra con premura, donde siempre ha de haber un plan, un juego(a ser posible educativo). Maravillosos y apetecible… Pero real?

Y nos ponemos a intentarlo y vamos a velocidad de cohete del trabajo a la compra(Robando minutos a nuestra comida), de la compra al cole, del cole al parque, del parque a casa, y montamos legos y dibujamos mientras pasamos la escoba y vigilamos la cena.
Y preparamos baños y pijamas mientras cantamos por el pasillo y con una mano disimulada abrillantamos grifos mientras enjabonamos niños.
Y planificamos lavadoras mientras contamos cuentos y besamos sin besos, porque mientras lo hacemos vivimos pensando en las tareas y obligaciones que vamos dejando para el próximo día libre…
Y terminamos el día agotadas y cayendo como marmotas…

Lo vemos a diario, el peso que se pone sobre nuestros hombros.
Sale un experto en televisión sobre las alergias tras el desgraciado incidente de un niño fallecido por shock anafiláctico, y claro, que explicación da al auge alérgico de los últimos años?
Que las madres alimentamos a los niños con protocolos y retardamos mucho el inicio de ciertos tipos de alimentos, perdón? Nosotras?
Nooooo, nosotras somos meras mandadas por los expertos. Pero claro, la culpa para las madres!! me entristezco al leer por redes sociales varios comentarios en la noticia culpando a los progenitores de no informar correctamente, de no educar en la responsabilidad a su hijo…
No quiero ponerme en el lugar de esa madre, teniendo que leer esas lindezas.

Sale en las noticias una condena a un hospital, le dan la razón a una madre tras perder a su bebé, fue por una mala praxis, no omiten que durante diez años esa madre vivió con los comentarios del hospital, que le dijeron textualmente que su hijo murió por ser prematuro porque ella no supo hacer reposo. Impresionante. Ya no hablamos de maternidad, hablamos de humanidad, aun sospechando que fuese cierto, tendríais la mala fe de decirle algo así a alguien?
Aquí podéis encontrar la noticia completa.

Si no das el pecho eres una egoísta insensible, que le estas robando derechos naturales a tu hijo y quitándole defensas…
Pero si lo das y tienes grietas o bajo peso del bebe o dolor, también eres una egoísta insensible o peor, te empeñas en dañar a tu hijo por caprichos tontos como dar de mamar… Por seguir modas tontas y hippies.
Decidas lo que decidas, lo harás mal.

Si educas de una forma o de cualquier otra siempre vas a tener críticas, comentarios y juicios por doquier.

Si fuésemos tan absolutamente críticos con nuestros políticos como lo somos con las madres y mujeres en general nuestro país iría muchísimo mejor, seguro!

Si eres madre esta condenada con tu primer hijo a pasar por tonta, a aguantar que te ninguneen ciertos médicos, enfermeras, tu madre, tu vecina, la cajera del súper…
Y con el segundo…
Y con el tercero…
Porque todo el mundo tendrá algo que decirte.
Y si tu hijo hace algo realmente espectacular? Claro! Te darán las gracias!
Por haberle parido con dos huevos!
Si señor!!
Que el mérito es de que tienen cojones no madre!!
(aquí podréis ver el video), pero si la pifia, la culpa es tuya!

Hagas lo que hagas en tu maternidad, para alguien en concreto, no estará bien hecho.
Y si, ya se que la opinión de los demás no debiera importarnos, pero a qué importa?
Y más cuando la mayoría de las veces estas opiniones vienen de la mano de otras madres y de profesionales.
Y duelen, y marcan y molestan.
Entre otras cosas porque para cualquier otra actitud o decisión que tomes en la vida no tendrás tantos ojos mirándote…

Desde el momento en el que comienzas tu embarazo te das cuenta de la situación en la que te metes, os pongo un ejemplo que ya he puesto otras veces:
Te rompes un pie, y vas tranquilamente a un hospital porque sabes que un profesional cualificado y que dará lo mejor de si mismo va a cuidar de tu pie.
No te tomas la molestia en hacerte un master sobre traumatología, de consultar el equipo de este hospital, si es respetuoso, o tiene protocolos antiguos… Porque vas absolutamente convencido del buen hacer del médico y del equipo. No necesitas ir de sabiondo exigiendo respeto, sabes que lo tendrás.
Si estas embarazada hoy por hoy lo mejor es que te informes, que planifiques un plan de parto, que busques un profesional empático, respetuoso que comprenda que un parto es un acto natural fisiológico, y que el sólo deberá estar para ayudar a llevarlo a cabo y actuar tomando medidas mayores al acompañamiento en caso de necesidad real, si por el contrario has decidido por ejemplo una cesárea programada por los motivos que sean, cuidado!! de nuevo tendrás que buscar un profesional empático y respetuoso que no te juzgue ni te minusvalore.

Y ahora me diréis que las mujeres somos unas exageradas, pues no digo que no, pero a que no existe una asociación de “el hueso es nuestro”?
A que la Organización Mundial de la Salud no necesita hacer un decálogo para las buenas praxis en traumatología?

Pues por algo será oiga!

Y tu hijo nace… Y si lo has tenido con plan de parto, exigiendo intimidad, o no querías epidural, o insististe en buscar un profesional no dado a las episotomias… Te van a crucificar por rara!
Ah! Tu no? Tu te pusiste la epidural? Pues aún peor! Eres tonta? Te gusta sufrir?
Y si tuviste que someterte a una cesárea, ufff prepárate! Porque la culpa de todo será tuya! Mira que dejarte engañar!
Asi que ojo a quien te arrimas, pregunta primero sus preferencias… porque corres el riesgo de ser atacada y tratada como criminal.
A veces dan ganas de explicar que has tenido a tus hijos por generación espontánea, o mejor aun que te toco por cliente cien mil en el súper.

Si has superado el nacimiento de tu hijo medianamente bien te toparás de bruces con pediatras y profesionales en general de la salud infantil, que desde el primer día te dejarán claro que no sabes educar al niño en el sueño. Como si para dormir se precisaran clases. Pues eso creías hasta que pasas tu primera noche en casa de la suegra…
Hasta tendréis que aprender a cocinar de nuevo si sabíais, y si no sabíais, aprenderéis a hacer exquisitas comidas sin sal, sabor ni textura alguna. Y lo mejor que intentarán que olvides tus conocimientos en dietética y nutrición, porque donde va a parar el gran contenido calórico que tiene un puré de verduras con una cucharada de café de aceite de oliva!
Es probable que os aleccionen en la higiene de vuestro bebé, como si cada uno de nosotros no fuésemos expertos en higiene personal. (Si he dicho la mayoría, lo sé, hay excepciones que huelen francamente mal ).

Ya ni os cuento la etapa escolar, si se porta mal es cosa tuya; si no atiende también; si es demasiado tranquilo es que estará enmadrado; si llora, culpa tuya; si pega…
Eso si, si el niño es inteligente, empático, educado… Es gracias al sistema educativo, a que ha salido bueno(Que suerte tienes!, los genes paternos suelen tener mucho que ver, porque tu primo menganito era así de bueno…

Conocéis muchas profesiones donde cada paso o acción suponga un riesgo?
Pues eso es la maternidad, una carrera, donde según el saber general los obstáculos te los pones tu.

Y si pretendéis trabajar fuera de casa ni os cuento, porque hacemos encaje de bolillos para conciliar, para tener horarios decentes, para llegar a todo, además de vivir en una carrera perpetua, en la que a menudo echarás en falta tiempo para ti, tendrás que lidiar con comentarios malintencionados, y cualquier falta o cualquier favor que pidas estará muy mal visto, porque es muy poco comprensible que pidas un día para llevar a tu hijo al medico
Ah!! pero si ese día lo pide un tío para ver la final de su equipo favorito en otra ciudad es un machote!!!
No hablamos ya de pedir un cambio de turno a un compañero sin hijos para no perderte la cabalgata de reyes, porque serás una insensible y egoísta mujer que pretende abusar por tener hijos.
Claro, claro, pro si ese mismo compañero te pide un cambio para no venir de mañana porque se va de juerga será jaleado y palmeado por todos.

Para bien o para mal el peso mayor de la casa y de la educación la llevamos las madres, y ojo! Que esta cambiando el panorama afortunadamente pero aún nos queda mucho por hacer, os queda a vosotros papis!!
Porque un montón de padres que conozco se llenan la boca de lo buenos padres, colaboradores y maridos que son.
Ejem, ejem, es que yo no quiero que colaboren conmigo, quiero que esté, que intervenga, que tome decisiones, y que sea una pieza fundamental junto a mi. Que abandone su carrera profesional para que podamos conciliar, que haga malabares para llevarlo todo, que cambie pañales y llene bañeras, y no sea un bufón para sus hijos, sino un pilar sobre el que crecer.
Para salir de paseo los domingos había adoptado un can.
Y es que estoy harta de padres perfectos que acusan de calzonazos a aquellos que crían a diario(no solo en fin de semana) que pese a los desencuentros con sus parejas en temas de crianza, que siempre los hay, crían cual madres.

Y pese a todo, pese a las dificultades, al entorno, al patriarcado, al machismo, al cansancio… sabéis qué?
No conozco a ninguna mujer, absolutamente ninguna, que no se emocione y diga:

Mis hijos, son lo mejor que me ha ocurrido en la vida.

Decálogo de buenas prácticas para violadores…

19 Ago

Decálogo de buenas prácticas para violadores…

El punto primero y de hecho debiera ser el único es NO VIOLARÁS bajo ningún concepto, a ninguna mujer ni ser vivo sin su expreso consentimiento de mantener sexo contigo.
Pero como es evidente que esta norma pasa por ser obvia y no se sigue -basta ver las noticias-, la dejaremos solo figurativamente.

Estimado violador :

Aquí tienes los diez puntos básicos de buenas practicas.

·Provéete de un silbato, así cuando sientas la necesidad de violar, veas una mujer y sientas el inherente apremio de tener sexo violentado y sin consentimiento podrás silbar y silbar y el resto del mundo podrá acudir en tu ayuda para maniatarte y contener tu locura transitoria, a la par que servirá de aviso a las mujeres que te rodeen para alejarse de ti

·Cierra las cortinas de tu casa, tinta los cristales de tu coche y usa gafas de sol extremadamente oscuras para no tener tentaciones visuales. Recuerda que las mujeres se ponen escotes, se maquillan y visten como les da la gana(Igual que tu) y que el problema lo tienes tu, por lo tanto no pidas que alteren sus conductas a causa de las tuyas.

·Viste adecuadamente, también en verano, utilizando ropa de abrigo y en cantidad, varios calzoncillos, dos o tres pantalones(con las cremalleras previamente cosidas), camisas largas, abrigo…
Así cuando sientas la tentación te será difícil desnudarte y darás tiempo a tu victima de salir corriendo.

·Evita utilizar autobuses, son muy peligrosos pues están plagados de mujeres solitarias volviendo de sus trabajos o simplemente viviendo sus vidas.

·Puedes ponerte piedras, garbanzos o lentejas en los calcetines, no son cómodos para andar, pero te recordarán a diario que no debes ser un monstruo y te ayudarán en el caso de necesitar salir corriendo detrás de tu víctima, ya que te ocasionaran múltiples molestias y dolor y dará ventaja a la mujer a la que persigas

·No montes en ascensores, así evitaras cruzarte con mujeres, mejor sube y baja las escaleras, y hazlo repetidamente cuando te entren ganas repentinas de cometer barbaridades

·No pasees por zonas tranquilas y solitarias, ni de día ni de noche, recuerda que las mujeres son entes libres que habitan todo tipo de entornos, así que si no vas a poder resistir tus impulsos, mejor no vayas.

·Si vives solo, sobretodo en edificios de apartamentos pon un cartel en tu buzón -AQUI VIVE UN VIOLADOR- avisando así a tus vecinos. Colaborarán manteniéndose a salvo y manteniendo tus impulsos a raya.

·Evidentemente si necesitas de este decálogo para vivir estas enfermo, muy enfermo por lo que has de buscar ayuda inmediata de profesionales. O bien estás loco, con lo que también necesitaras ayuda profesional.
Piensa que gustosamente esta sociedad esta dispuesta a pagar cualquier tratamiento médico o psiquiátrico que precises.
De hecho y pensando en la crisis, nos sale mas a cuenta que pagarte una investigación policial, una detención, un juicio, unos años de cárcel y una rehabilitación. Además de ayuda psicológica de por vida a tus víctimas, porque tarde o temprano tu saldrás y harás borrón y cuenta nueva, pero ellas tendrán una herida imborrable en el alma que no merecen.
Así que piensa en todos y acude a tu centro médico mas cercano inmediatamente!

·Por último y por si los otros nueve puntos no han calado en ti y no han servido para que no cometas otra violación mira a tu víctima a los ojos, observa sus rasgos y dale conversación para ponerle alma y humanidad al trozo de carne y sexo que tu ves.
Porque ese ser al que intentas violentar es un ser humano, y si has llegado hasta aquí es obvio que es mejor humano que tu, con tus mismos derechos, con una vida, con el merecido respeto y derecho a elegir cuándo y con quién mantener sexo.
En este momento tu sólo eres un despojo pútrido y maloliente, así que para y trata de correr, huye de ti mismo, porque si sigues adelante nada ni nadie podrá jamás devolverte la humanidad, serás solamente un monstruo, y no habrás merecido ser creado en el vientre de una mujer, de hecho no eres merecedor de ser el fruto de ningún vientre, ni animal, porque ni siquiera un animal te merece como fruto.


 

 

Mujer.

Sólo tienes un deber, gritar bien alto, a diario, que eres libre, libre de vestir como te de la gana o de no hacerlo si no te apetece, libre de pasear y vivir por donde quieras con el derecho de no sentir miedo, ni vivir asustada.

Tienes la dicha de haber nacido libre y así debes sentirte en todo momento, sin que ningún hombre, mujer, organismo publico o privado, país o religión te hagan creer lo contrario.
Desgraciadamente existen personas enfermas o con una educación o cultura deficitaria y misógina que te consideran inferior, que te creen mero objeto. No los creas!
No te sientas culpable!
Educa a tu entorno y familia haciéndoles ver lo equivocados que están al respecto.

Tu sexo es tuyo y es tu obligación y derecho elegir que hacer con el, disfrutarlo si quieres, mostrarlo o esconderlo a tu elección, cederlo a terceros para tu disfrute si te apetece y en definitiva, utilizándolo como una parte mas, necesaria y maravillosa de tu cuerpo, no permitas que nadie te ha creer lo contrario.
Tu clítoris es tuyo, como tu lengua, tus dedos o tus orejas, un apéndice mas de tu existencia.
No permitas que te sea robado, ni que se lo roben a tus hijas.
Si Dios, tu Dios o el Dios de alguien, la naturaleza, el cosmos o la evolución no quisiera que lo tuvieses no te lo habrían puesto.
Y si alguien pretende convencerte de su inutilidad o de la monstruosa utilidad que supone darte placer con el huye despavorida lo mas rápido que puedas

 

Recuerda que en caso de violación de cualquier tipo incluyendo tocamientos, palabras soeces o acoso la culpa, nunca, nunca, nunca es tuya.
No permitamos que culpabilicen a las víctimas, porque son eso, víctimas.
Si culpabilizas a la víctima de una violación te estas haciendo cómplice y dando consentimiento a la misma.

La cara amarga de la igualdad…

17 Mar

Hace unos días he participado en un evento formativo para profesionales.

Un aforo de unas cincuenta personas.
Apenas un 15 por ciento mujeres.
Mando superior: sólo yo.
Directivas… ninguna.
Responsables de departamentos: 2.
Sub-responsables de departamento: 2.
Acompañantes: 3.
Si, Como lo oyen, en una reunión en la que hay que presentarse y definir brevemente tu cometido habitual la respuesta es:
-Vengo acompañando a mi jefe.
Tal cual.
En el caso de hombres, la frase cambia, y se simplifica con un:
– Trabajo bajo sus ordenes.- Y es que si eres mujer tu educación y formación no es importante?
No merecemos presentación?
Somos meros objetos?
En este mundo(hostelería y cocina) las mujeres somos simples excepciones, que difícilmente llegan a tener puestos con poder.

El machismo es mas que evidente, cuando la persona responsable del evento es una mujer formada en marketing, que cuando sale de la sala es diana de sus compañeros y se refieren a ella como una “niña mona de marketing”. Mientras el resto de la concurrencia se ríe. (Las mujeres no)
Y es que la persona que en si hacía la formación era un hombre. Cuya presentación fue acompañada de un:
-Padre desde hace un año, primer y último hijo- con un acompañamiento de risas generales todas avocadas a comentarios que denostan la maternidad y la infancia.
Tremendo verdad?
Aplaudido por ser padre, vilipendiadas por ser madres.
Curioso, se aplaude el acto sexual de la concepción (Machote), y se repudia a la mujer embarazada.

No hablo de oídas, ni de hace treinta años, hablo del año 2014, donde un grupo de expertos abren con hipocresía y desconfianza las puertas de su profesión a las mujeres.
Ellas(Yo) en silencio tragamos, en silencio, porque hablar sería incongruente e incomprendido. Triste también.
Aunque en la comida posterior nos confesamos madres, y de reojo, como si fuese una desagradable tara nuestra familia, apostillamos lo incómodos y desacertados comentarios.
Y es que como poco entran ganas de preguntar al aforo:
Nacisteis fruto de una vaca? Porque esa tendencia a denigrar al género femenino no tiene sentido siendo hombres, hijos, maridos, padres de mujeres.
¿En qué clase de mundo las mujeres hemos criado y educado bajo esas premisas misóginas y machistas?
Querido profesional que te burlas de “la niña mona de marketing” si no fuese por ella, y de su campaña nacida de su mente femenina pero no por ello menos privilegiada, tu no estarías aquí.
Queridas mujeres que os etiquetáis como acompañantes, gritad vuestros nombres!
No permitáis que vuestra femineidad suponga una barrera a vuestra valía y al reconocimiento de vuestro esfuerzo.
No consintáis que nadie ose negaros vuestro derecho de ser madres en pos de mantener vuestra profesionalidad y vuestros puestos y futuros ascensos.
Porque es posible, es posible luchar y trabajar en lo que os gusta, compaginar la maternidad y la profesión, intentando una conciliación ya de por si difícil sin necesidad de mas trabas.

Como mujeres no tendríamos que tener que elegir entre ser profesionales o madres, no queremos tener que hacer elecciones y fragmentar nuestro yo, entre dos de las más importantes facetas de nuestra vida.
No debiera ser lo normal negar nuestra naturaleza y nuestros instintos para prosperar profesionalmente.

 

Si durante muchos años he luchado y trabajado duramente por mi carrera profesional, con esfuerzo, dedicación y ahínco he conseguido estar en lo alto, mantenerme y seguir aprendiendo, por qué el ser madre parce que sea sinónimo de rendirse profesionalmente?
De conformarse con menos?
De desperdiciar todos esos años de dedicación?
YO LO QUIERO TODO!!
Quiero ser la madre a tiempo completo que soy, y también la profesional.
No se trata de conciliar, no quiero que nadie me diga que conciliar supone dejar de ser válida, dejar de tener tiempo para ambas cosas, tener que poner una lista de valores y darles una puntuación a las diversas partes de mi vida.
Quiero tener derecho a llevar con dignidad ambas.
Por supuesto que soy madre antes que nada! Pero no por ello he dejado de ser persona, de tener intereses, gustos, formación y ganas de mejorar, aprender, crecer…
Por qué he de elegir entre vida laboral o vida familiar? Sigo siendo la profesional capacitada de antes, aunque ahora tenga dos hijos.
NO QUIERO ELEGIR!!! Por qué se da por hecho que seré menos responsable por tener hijos?
Que fallaré, me ausentaré y no daré todo lo que se espera de mi por ser madre?
Por qué?
O es que antes de ser madre no pedía una mañana para pasar la ITV, o para acercarme a una consulta médica?
No exijo derechos por encima del resto de trabajadores, no solicito nada ilegítimo o poco razonable, solo pido seguir siendo la mujer profesional que era antes, porque sigo disfrutando con mi labor, porque sigo siendo válida, porque de hecho ahora soy mejor, sí, soy mejor que antes, mis hijos me han hecho ser mejor persona, mas dedicada, mas competente, eficiente…
Porque ahora las energías que me mueven son ellos, mis hijos…

Y no quiero que otras madres me miren mal, que el resto del mundo me mire mal, porque yo lo quiero todo, porque es posible, porque yo puedo, puedo ser madre y profesional, no quiero sacrificar nada, este es mi momento y quiero disfrutarlo con mis soles, junto a mi familia, porque la maternidad es sinónimo a felicidad y sin esa parte de mi no sería feliz.
Quiero que se respete mi derecho a decidir en los distintos momentos de mi vida lo que quiero hacer,

Porque si fuese hombre y me hubiese partido una pierna cuatro míseros meses de recuperación no me habrían hecho estar mal vista
Porque si fuese hombre y pidiese una excedencia para escalar el Himalaya sería admirada por ello, y mi puesto estaría esperándome durante meses mi vuelta, sin merma de competencias, retribución ni horario.
Porque si fuese hombre y pidiese una reducción para estudiar me aplaudirían.
Pues resulta que soy mujer y madre y profesional y el compendio de todo ello me hace mejor persona, mejor profesional y feliz…

Sobre Barbys y machismos…

4 Feb

Soy madre, mujer, trabajadora…

Hoy me he reincorporado al trabajo, mi empresa tomo la decisión de intercambiar dos jefes de departamento y me tocó a mi ser uno de ellos
He llegado a un trabajo nuevo, en una ubicación distinta con nuevos compañeros y una plantilla desconocida para mi
La persona con la que me han intercambiado es un hombre, de algo mas de cincuenta años, chapado a la antigua, con una formación cultural limitada, y un gran bagaje profesional que ha sustituido la formación por experiencia.
Hasta ahí todo perfecto, distintas generaciones, distintas formaciones pero mismo puesto, mismo sueldo y misma relevancia… Excepto en que se le ha escapado a alguien que se refiere a mi persona como “la Barby”, me he partido de risa!
Es curioso que a estas alturas alguien se entreceje contigo por tu aspecto, te juzgue por tu imagen, influya en su forma de verte tu edad y sobretodo el mayor peso en la forma de catalogarte sea tu sexo. Si, soy mujer, y a mucha honra. Aunque tu me llames Barby.

Si, amigo, esta mujer tiene el mismo puesto que tú, el mismo sueldo, la misma relevancia dentro de la empresa, y aunque no lo creas, también a mi me ha costado mucho esfuerzo llegar aquí, tal vez mi esfuerzo haya sido mayor que el tuyo, de ahí mis resultados precoces, un gran esfuerzo demostrar la valía en un mundo predominantemente de hombres, donde personajes como tu, juzgan solo la parte visible de mi persona.
Tal vez te recuerda mi imagen y mi edad, a tu experiencia hace muchos años, al pobre trabajador con aspiraciones al que le ha costado un mundo llegar a este puesto?
Tal vez te rechina que yo haya llegado a el veinte años antes que tu?
Tal vez te duele que una mujer dos décadas más joven que tu haya llegado a la misma meta?
Porqué desprestigias con tus palabras mi ahínco y mi sudor?
Con tu actitud desprecias mi esfuerzo, vinculas mis éxitos a una mera imagen depauperando mi profesión e intentas denigrar mis logros por el simple hecho de ser mujer.
Pero agradezco tu ejemplo, porque sirve para afianzar mas mis triunfos.
Porque tus vilipendios ejercen como lección constructiva para mis hijos y para tus hijas.
Porque comparándonos, a ti y a mi, aprenden que es posible con el esfuerzo de una mujer, de una persona llegar a donde se quiera.
Porque ven que sujetos como tu, sois simplemente desfasados fantasmas sin futuro.
Porque se instruyen en que la valía de las personas no depende de su sexo, sino de su mente y de su dedicación.

Gracias por hoy hacerme sentir mas grande, mas fuerte, y un ejemplo para los míos.
Gracias por recordarme que sólo el esfuerzo, dedicación y trabajo me han traído hasta aquí, y no mi imagen.
Y de paso gracias por hacer que me mire en el espejo con otros ojos, desde los tuyos que me ven como una muñeca, que me dan una juventud y una belleza que creía perdida.
Una Barby…
images