Tu eres una mama guapa. #tueresunamamaguapa

19 May

Escribí una entrada para poner en evidencia la falta de tiempo en la maternidad, para nosotras mismas, en un tono de risa y recibí muchos comentarios.
Todos de mujeres que se sienten distintas, por falta de tiempo ya no se reconocen, ya no se cuidan como antes.
A veces tristes, aunque siempre encantadas de darlo todo por sus pequeños.

Así que  pensé que yo también necesitaba un empujoncito, pensé en una iniciativa, ahí a lo grande, como una campaña, que suena muy bien, como en política, invitándonos a ser nosotras mismas, esa mujer, mamá, que hace mucho tiempo que no se arregla, pero  sigue siendo guapísima, más que antes incluso.
Mucho mas que antes!
Iba a arreglarme un poco(aunque no mucho porque tampoco es muy natural en mi) e iba a subir mi foto.

Lo importante no era la foto, sino el hecho de hacer algo para nosotras mismas, me valía una foto de una uña pintada, de una sonrisa, de una melena al viento.
Pero tenía que ir acompañada, de un acto, el de volver a cuidarnos y querernos como merecemos.

Qué os parece? Os apuntaríais a mi campaña?

Esto lo pensé hace unos días, pero mientras tanto, me he levantado cada mañana con mis pelos de loca, y mis cejas penosas, y sigo sin depilar, y me pinté las uñas deprisa y corriendo para disimular el mal aspecto de mis pies llenos de callos, pero sabéis qué?

Todas las mañanas mi princesa me mira a los ojos y me dice: Mamá guapa

No importa como esté, que vuelva del trabajo y siga sin duchar, que me vea durante la semana siempre con mis pantalones de trabajo, los menos favorecedores del mundo, o que me pasee por casa con un pijama jorroñoso, o me levante con los ojos hinchados por no dormir.

Todos los días sin falta, me dice mamá guapa.
Y sus ojos brillantes me confirman la belleza que ella ve.
La única belleza imperecedera, la de los ojos del vinculo mas hermoso del mundo, el maternal.

Y mi princeso, cuando me ve limpiarme los dientes frente al espejo, me mira embelesado, y sonríe y me dice susurrándome: Qué guapa eres mamá.
Y mi bebé, cuya mirada mientras se aferra a mi pecho expresa el mas puro de los enamoramientos. Se que el también cree que soy preciosa

No importa que no tenga tiempo, que me mire y no reconozca a la mujer cansada del espejo, tan sólo importa que en sus ojos soy una mamá guapa, la más guapa de todas.
La poseedora de esa belleza perenne que se alimenta de besos y abrazos, esa belleza que inunda la sonrisa cuando les miramos.

Así que pensaba crear algo que me animara en esos momentos de bajón, pero no me hace falta.
Porque ya lo tengo.
Y hoy hablando con una amiga, inmersa en uno de esos días oscuros en los que todo lo vemos muy negro, me he dado cuenta: ella también necesita saberlo.

Saber que eres preciosa, porque lo estas haciendo francamente bien.
Porque eres una mamá guapa y de paso una tía cojonuda

Ahora solo me falta que tú también lo sepas, porque tú también eres una mamá guapa.
Y seguro que en algún rincón conoces a una mujer, una madre, una amiga, una vecina, tu compañera de trabajo que necesita un empujoncito
Así que os animo a compartir no importa dónde ni cómo, blogs, páginas de facebook, twitter, grupos, whatsapp, sms o una simple nota en el buzón, donde queráis, pero gritarle al mundo, que esa mamá que conoces es una mamá guapa, simplemente escríbele un hastag

#Tueresunamamaguapa

porque sigues  siendo una mujer maravillosa y preciosa, porque eso es una mujer guapa, alguien que da y recibe amor.

Venga! Sacar a la calle vuestra mejor sonrisa porque el mundo necesita nuestro empujoncito.

Te unes a recordarle a alguien lo hermosa que es? Te unes a conseguir que mañana haya más sonrisas?

 

La maternidad y el desodorante

9 May

Literal.
Vestirse, desnudarse, cagar, ponerte los zapatos, cocinar, poner lavadoras, comprar, mear…
Con un niño en brazos.

Conversación real:
-Lo de ducharse esta sobrevalorado, lo sé. Pero sabes cómo me he lavado el chichi esta mañana?
Con toallitas.

Sí. Es real.
No, no me digáis que alguna vez no os habéis sentido así, superadas.
Aunque os haya entrado la risa floja leyéndolo. Porque os estáis poniendo en situación, a qué sí?
A ver para quién creéis que hacen los desodorantes íntimos? Para madres sin tiempo para ducharse, por supuesto, o con tiempo pero nula disponibilidad para soltar al recién estrenado miembro de la familia de los brazos.
Cuando pares, en el hospital, siempre llega alguna enfermera buenrollista, o tu madre, tu suegra, o tu marido, ofreciéndote una ducha mientras cuida a tu pequeñín, y tu escandalizada: Separarme de el!! Ni hablar!
Calla insensata!
Dúchate! Aprovecha! Será la última vez en meses en que disfrutes de esa maravillosa soledad en la ducha, dije meses?
Tal vez años! Porque cuando ande y ya puedas viajar por el mundo sin el en brazos, comenzará a perseguirte con un “Mamá” perenne en la boca.
-No puedo mas, la maternidad me supera, que llevo 3 días sin ducharme!! Me siento una guarra!
-No mujer, guarra, guarra… Si acaso de secano y tal.
-Si aprovecho a bañar al niño y me remojo con el, pero claro, remojo, un poco las sobaqueras y sin jabón ni nada, para que no le de un ataque de piel atópica. Esto no es sano!
-Que si, que si es sano. Si el baño es un invento del capitalismo. Pues no eran felices los de antes, ni nada, con un baño anual, el de primavera!
-Si estoy moreneando, y no es del sol…
-Pues cuidado con el remojo! A ver si se despega la roña de forma desigual y la lías! Que ya puestos a mirar ventajas, ese colorcito te sienta bien
además mira el lado ecológico, y el bien que le estas haciendo al planeta?
Y nuestros cachorros? Nos conocen por el olor, si se pierden en la selva, nos encuentran. Como los leones. Todo son ventajas!!
-Leones? Selva?
Querrás decir los vecinos en la escalera. Si ya nos ven y arrugan el hocico…
Y con estas conversaciones mañaneras al menos comienzas el día con alegría.

Otra pregunta tonta a una madre reciente:
Cuánto llevas sin depilar?
Fácil! Exactamente el mismo tiempo que tiene el niño
Por qué lo se? Que levante la mano quien no se depilo el día antes de parir.
Está el síndrome del nido, que unos días antes nos pone a limpiar como locas, y el síndrome del chichi depilao!

Los bajos y el parto.
Entre contracción y contracción.
-Vamos cariño, que nos vamos al hospital.- Y tu en la ducha.
-Espera!
-Pero mujer! Qué vas a parir en la bañera!
-Qué no! Qué sin depilar los bajos no me voy! Luego se ponen tontos en el hospital y hacen desfile delante tuyo, que hasta el carpintero pasa.
Y tu ahí con las piernas abiertas y el aeródromo al aire!
Que esa es otra.
Con las prisas, el dolor de las contracciones, habiendo roto aguas, con el tripón que vas al tacto porque visibilidad cero, con una cuchilla que tenias por ahí perdida.
Kamikace total.
Valiente.
Y sales del hospital, y una de las cosas que hacemos todas la primera semana:
-Espejito, espejito. Cómo me ha quedado tras el parto?**
Pues como un pollo con sarna!
A lunares y desplumado! Mechón aquí, mechón allá!
Y tú, aggggg Estas vistas tuvo mi niño al nacer? Sí, tu niño, tu pareja, el gine, dos matronas, tres enfermeras, un señor de cuenca haciendo un MIR…
** Cómo? Que tu no te has revisado los sotanillos tras el parto?
No puede ser!!! De qué planeta eres?
Dime de corazón que no te queda la duda, porque de un agujero que hasta entonces tu considerabas pequeño y delicado ha salido semejante cabeza!
No sentiste curiosidad por ver si se quedo dado de sí? Vamos lo que se dice como un bebedero de patos!
Para futuras madres, tranquilas, no da miedo. Todo vuelve a su ser tarde o temprano.
Bueno, no da miedo si no hablamos de las que se sufren en silencio, esas si que las habéis ojeado con el espejo eh! Pillinas!
Ese es el día D y la hora H en la que toda mujer se da cuenta que con semejante estropicio ha perdido su último tren para ser actriz porno, porque vosotras habéis visto alguna actriz porno con almorranas?
O se caen disecadas de tanto roce? Esto… Me estoy yendo por las ramas!
Sigamos por escatologías varias.
Qué me dices del sistema digestivo? Tu no serías de esas que hacen pipí y popó todos los días a las 8:03? Entre el café y la galleta?
Pues se te acabó el chollo guapa.
Olvídate.
Porque se te acabó la intimidad en el baño.
Porque cagaras cuando tus hijos te dejen. Y rapidito eh!
No vaya a darles por llamarte. Pero tranquila, que te acostumbrarás y tus intestinos también.
Eso de que necesitabas tu tiempo y tu espacio…
No, no. Ahora cuando tus hijos se duerman y te entren ganas irás corriendo y disfrutarás
de tu minuto de gloria…
Lo dicho. Desodorante, Mucho desodorante.
Y tranquilas, si son sólo unos meses. Todo pasa.
Y volverás a ser esa mujer bien lavada y perfumada. Y hasta volverás al gimnasio.
Pero sabes qué? Echarás de menos tenerlos en brazos, esa necesidad, ese apego, ese saberse parte indispensable de su existencia.
Porque ningún amor es tan puro, ni tan necesitado.
Y mientras tanto… Viva el desodorante!!!

desodorante

Y yo más…

28 Abr

Leyendo a una madre en Facebook me he puesto a pensar.
Y no es la primera vez que lo veo y pienso lo mismo.
La maternidad, a veces, nos retrae de nuevo a la adolescencia, un momento lleno de complejos, sinsabores y miedos, que lanzamos al mundo disfrazados de sapiencia…
Vamos que para que la madre de turno de enfrente no piense que somos unas mantas o a vaya a saber usted que, soltamos un: ” Y yo mas!” Y nos quedamos tan panchas oiga!
No. Todas no…
Venga, reconozcámoslo! Alguna vez lo hemos hecho!

A ver, ejemplos:
Yo despañalé a mi mayor con sudor y lágrimas, lo juro, llegué a esto de quitar el pañal harta de escuchar aquello de:
Cuando un niño lo pide, todo fluye y es natural, y fácil, y…
Y una mierda!
Que mi hijo lo pidió, y aun así nos costó un mundo, y parte del otro! (Sustitúyase mundo por huevo y se entiende mejor)
Pero lo se. Somos un caso extraño, porque si tu preguntas por ahí verás que el 99 por ciento de los niños se despañalaron solos en una tarde.
De verdad que he hecho encuestas:
Están las que su niño solito se quitó el pañal y fue a cagar al wáter sin mas, allá por los 13 meses, justo la semana en que aprendió a cortar el filete solito…
Está también el porcentaje de “No sabe no contesta”(Léase: paso de contarte mis miserias porque seguro que el tuyo nació cagando en orinal)
Y las sinceras, ese mísero porcentaje que terminamos siendo las que nos planteamos seriamente si tenemos un problema.
Será mi hijo normal?
Si hija, sí. El tuyo y la gran mayoría, porque quitando algún caso realmente excepcional, muchos niños se pasan una buena racha cagando donde les place, y liberales y naturistas que son ellos, se la trae al pairo si tu te “jartas” de restregar ropa interior
Hablo en serio, qué mala costumbre intentar medir nuestras maternidades con los logros de nuestros hijos coño!
Yo no conozco ningún adulto que se cague encima en la oficina, ni en el bus, ni en el restaurante, así que qué necesidad tenemos de comparar los tiempos y medidas de nuestros niños?

Me pone de muy mala leche, de verdad, sobretodo porque ves a muchas madres desquiciándose por autenticas chorradas, que no les preocuparían lo mas minimo sino fuese por las otras mamás.
Al pañal le añado el pañal nocturno, que tambien tiene lo suyo, que digo yo, quitando a las que están en el grupo de Facebook de como quitar el pañal nocturno(Sí existe, y no, no estoy dentro)
Si preguntas por ahí la mayoría de los niños no mean de noche.
Pero ni uno. Es llegar a los dos años y se les cierra el grifo con la nocturnidad.
Es un misterio por qué los supermercados tienes pañales para niños grandes.
Ya se! Los tienen para que esta madre no se traumatice…

Y no hablo sólo de pañales.
A veces escuchas conversaciones en las que solo falta el “y yo más” que os decía antes!!!
-Mi niño ya come papillas
-Si?
-Desde los 6 meses
-Qué bien! El mío no, el es mas glotón le encanta el pamboli de jamón…
Os juro que fuí testigo de esa conversación, mi hijo tenía unos dos meses, y el del pamboli tendría 8 meses…

-Mi hijo ya ha sacado su primer diente con 7 meses
-Uys! El mío ya visita al dentista. Estamos pensando en ponerle unos brackets…
Bromas a parte, de verdad es un problema, y gordo.
Porque comparamos y medimos(Que ya de por si no está bien) con absurdos, que sólo sirven para preocupar a otras madres.
Mi Princeso estrenó diente la semana de su primer aniversario, y pese a que no conozco a nadie sin dientes de nacimiento, me podía la presión…
Porque nuestro caso era único, ningún niño los había sacado tan tarde.
No, no. Debe ser algún problema de calcio, o retraso por ser prematuro…
Porque claro todos los niños de nuestro entorno, con un año ya se los limpiaban…
Solitos y haciendo el pino, no te jode fastidia…

Y verdad es, hay niños que se despañalan en una tarde; y se comen un bol de lentejas con 6 meses; o sacan los dientes con un mes, pero seamos serios, son raras avis…

Yo siempre pongo un ejemplo, mi Princeso gateó al año, y anduvo con 15 meses, Princesa con 6 meses ya gateaba…
Con un año corría.
A base de verlos, ahora me preocupa muy poco la edad a la que quiera andar Princesito.
Mis hijos son niños normales y corrientes… Lo único raro que tienen mis hijos es su madre, y eso no tiene arreglo!
Pero ciertos comentarios, ciertas comparaciones, reconozco que me afectan como persona por una razón de peso, porque esas comparaciones suelen dar como resultado la calidad y el baremo con el que nos medimos a nosotras mismas como madres.
Y eso, lo sabemos todas, es el arma universal apta para dañarnos, la que atañe a nuestra calidad maternal.

Recuerdo los primeros meses de mi hijo y una conversación con una mamá amiga.
Estaba absolutamente preocupada porque su hijo no dormía, no dormía lo que los hijos de otros claro!
Con dos meses, debía hacer noches de doce horas y siestas de 4, dos al día.
Porque los bebes “normales” duermen esas horas.
Y si pasan mas tiempo despiertos, tienen un algo, o dos!
Porque la hija de la prima de mi vecina…
Y vuelta la burra al río. Y vuelta a preguntar en el grupo “El médico de mi hijo” .
– Es normal que se despierte todos los días a las cinco?
-Si hija si, y a las cinco y cuarto.
Y a y media, y a menos cuarto, y cuando te mires en el espejo y las ojeras te lleguen al ombligo, también es normal.
Y al menos ahora podemos desfogarnos en redes y grupos varios, imagino hace veinte años la maternidad, un sin vivir de preocupaciones.
Teniendo que escuchar las mismas chorradas, pero sin tener forma de buscar información o desahogo.
Que fue antes? La gallina o el huevo? A ver si estas cosas han llegado con las redes…
Me lo apunto para la próxima encuesta.

Y por mas que se llenen libros y revistas especializadas en contar que la lactancia es a demanda, habrá quien te explique que no, que diez minutos de cada teta cada 4 horas.
Y no me imagino yo, mira: Te comes diez minutos de filete para comer con cinco minutos de naranja. Ah! y dos minutos de pan
Y para cenar una ensalada de siete minutos…
Absurdo? Pues aun más cuando se suma un:
– No es normal que este niño este todo el día a la teta…
No mira, la anormal eres tu, y el mío mama media hora cuando quiere y porque quiere.

Y si toma biberón? El suyo se tomaba 360 cada toma, y tu, con tus míseros 90, escurridillos, eh, que no se los termina…
Eso no es normal, seguro que tendrá problemas de crecimiento…
Pero qué narices es un niño normal?
Pues tengo la respuesta, un niño normal es aquel que duerme, come y caga cuando quiere, y le importa un comino el horario de sus padres, lo que opine la vecina y chismosas y familiares varias…

Y me veo pasando así los próximos años, porque los niños de alguien leerán de corrido con 3 años, y escribirán redacciones con 4, y hablarán ruso con 5, y mientras el tuyo irá en bici con ruedines, el suyo montará en moto, y…
Pues eso, que soy una experta en fabricar niños raros…
Venga, sonríe y dilo…
Y yo mas!

Lo que tiene tener una hermana de blog 😉 Maider mi amiga del Patio, escribio hace unos meses esta entrada.
Y esta mañana me he dado cuenta de que decimos lo mismo. Se ve que soy una copiota!
Os la dejo porque no tiene desperdicio!
<a
http://charlandoenelpatio.blogspot.com.es/2014/09/pues-el-mio-mas.html?m=1

Esa Puta, también es tu madre…

25 Abr


Conversaciones, comentarios…
El machismo, la misoginia…Existe, desgraciadamente…
La violencia de género está tan normalizada que nos pasa desapercibida la mayoría de las veces…
Esta entrada no es apta para todos los públicos, contiene un vocabulario, degradante, sucio, hiriente…
Desgraciadamente el día a día de nuestra sociedad…

Aitor era un tipo guapo, no de revista pero tenía algo, sonrisa, simpatía, durante años se llevó a las chicas de calle, pero no le apetecía comprometerse.
Sus amigos de toda la vida se fueron casando y emparejando y poco a poco se alejó de ellos.
No le apetecían cenas con pañales e interrupciones, nunca fue de niños.
Su vida se movía entre viajes y deportes, salidas y cenas, vida social…

Conoció a Cristina por casualidad, y por casualidad también tras apenas 5 meses saliendo se quedó embarazada.
Siempre fue un tipo responsable y aunque nunca se lo había planteado se dijo:
Por qué no?
Y juntos se embarcaron en el proyecto mas importante de sus vidas.

No se arrepiente, tiene una hija preciosa, y una pareja perfecta para el, a veces el destino se porta, y cuando menos te lo esperas te regala el resto de tu vida.
Y digo el resto, porque se acabaron los amigos del gimnasio, los de copas los viernes, los de playa con resaca los domingos, los de viajes al caribe…
Ser padre le llevó a una absoluta soledad social, invisible para su entorno.
Exactamente igual que había ocurrido con otros antes que el.
Hacía años que había perdido contacto con sus amigos de siempre, se había distanciado, y ahora aun tenían menos en común, la paternidad les había llegado con casi una década de diferencia, difícil encontrar similitudes ahora.
Su nueva situación le tenia desconcertado.
Una amiga de Cristina, les invitó a un cumpleaños, y allí conocieron a varias parejas con hijos.
Quién le iba a decir a el, que iba a sentirse tan necesitado de cercanía, de vida social, de amigos…
Y en apenas meses formaron un nutrido círculo de padres, con los que retomar viejas costumbres, deportes, excursiones, días de campo, vacaciones, siempre con la familia al completo.
Un alegre y multitudinario grupo.

Comenzaron las salidas de sólo chicos, primero un fútbol, unas cañas, una celebración…
El siempre había sido un alma libre, por ahora no le hacía mucha gracia hacer planes sin sus chicas, pero los amigos necesitaban evadirse un poco…
Necesitaban espacio, desconexión de familias y obligaciones, sentir por unas horas que seguían siendo libres…
La certeza de no ser escuchados, y alimentados por el alcohol daba pie a conversaciones que escandalizaban a Aitor, comentarios entre risas, pero dolorosos para sus oídos.
Bromas subidas de tono, risas ante comentarios machistas, actitudes estúpidas frente a sus parejas…
Las madres de sus hijos…

-Y la tuya qué tal la chupa?- Risas.
-Hoy cuando llegue la despierto y luego te cuento.- Mas risas.
-La vas a despertar ahora para que te haga una mamada? Qué cabrón!-Risas
-Claro que se gane que la mantengo!-

-Pues la mía era una zorra cuando nos conocimos.-Risas.- Y lo sigue siendo, pero en la cama ya no!-Carcajadas.
-La muy puta se quedó preñada para engancharme y vivir del cuento.- Más risas.
-Has visto las tetas de mi cuñada?-
Eh! Tú! Cabrón! A las cuñadas no se las mira!-
-Claro, porque la tuya es infollable -Carcajadas…
-La mía si que es una zorra, como su madre! Todo el día en casa malmetiendo.

Aitor no entiende nada.
Y le da vueltas a todo, no entiende que hablen así de ellas.
Lo quiere tomar como bromas de machitos oliendo a alcohol, pero no lo entiende.
No lo fomenta, no lo comparte, pero lo admite. Porque calla.
Como callamos todos ante esos comentarios grotescos que escuchamos a veces.
Callamos todos ante esos chistes que humillan y desprecian al sexo femenino.

Calla porque sabe que el es el calzonazos para todos, ese que ante un mensaje en el móvil sale corriendo cuando su niña tiene decimillas.
-Calzonazos!!Qué tiene madre! Nos vas a dejar tirados?
-Sí. Y tiene padre. Y este padre quiere estar con ellas.
Calzonazos dicen, porque antepone a sus chicas a un partido, o a unas cañas, o a una salida.
Porque leen en su rostro que no les entiende.
Que no entiende que a plena luz del día sean los padres perfectos y muten cuando se alejan de su familia.
Calzonazos. Porque no presume de “follársela”, porque se le caería la cara de vergüenza si lo hiciese.
Calzonazos, porque cuando les oye hablar se pregunta: Qué pensarían si un hombre hablara así de su madre? De sus hijas? De su hermana?
-La muy puta me enganchó quedándose preñada, zorra lista.
-Me tiraría a su hermana, tu la has visto? Qué tetas! y siempre contoneándose.
-La muy zorra me llama para que vuelva a casa, vamos no me jodas! Si son las dos! Qué la niña no se puede dormir? Pues que la duerma ella, que para eso la doy de comer.
-Siempre jodiéndome, controlándome, qué se ha creído? Aquí mando yo, para eso soy un hombre!

Esa zorra, esa puta, esa que te la chupa, a la que te follas… Es la madre de tus hijos, y mañana tendrás que mirarles a los ojos.
Esa zorra, esa puta, esa que se la chupó a alguien, esa a la que se follaron, fue tu madre. Ya no te ríes?
Esa zorra, esa puta, esa que se la chupará a alguien, a la que se follará alguien, es tu hija…
Y un hombre, como tu, mañana te dará la mano y se la llevará lejos de ti.

Cuando bromeas en esos términos sobre una mujer, cualquier mujer, nos menosprecias, nos insultas, nos vejas,
das pie a otros a hacerlo.
Lo que a ti te parecen palabras jocosas, son alimento para otras mentes a las que otorgas derechos sobre nosotras.
Derecho a despreciar, a insultar, a violar, a pegar.
A tu mujer, a tu madre a tu hija…
Tu menosprecio y tu desdén, ese que gastas contra una mujer, cualquiera, es violencia.
No importa que solo emplees esos términos con tus amigos, cuando llegas a casa ella esta esperándote.
Esa a la que has humillado ante otros, esa a la que has degradado.
Esa. La madre de tus hijos.
Una mujer, una puta follable, manipuladora, esa zorra. Tu madre.

Por qué damos como válidas, jocosas y permisibles estas actitudes?
Por qué siendo evidente la violencia de género en estas conductas miramos hacia otro lado?
Respeto.
Hay que afrontar la violencia de género en todas sus formas, también luchando contra esas actitudes y valores machistas, misóginos y patriarcales.
Como sociedad estamos perpetuando los estereotipos de género con cada comentario, con cada chiste, con cada “Mirar hacia otro lado”

Cuando llamas puta a una mujer, se lo llamas a todas.

“El niño con HIPOTONIA…Tratando de contestar a una interesante cuestión planteada en el Blog.”

23 Abr

Queridos amigas y amigos lectoras y lectores de mis Publicaciones en este Blog de :

Os traigo un apasionante Tema, que he titulado:

“El niño con HIPOTONIA…Tratando de contestar a una interesante cuestión planteada en el Blog.”

Ya se que no se trata estrictamente de un Tema relacionado con la Ortopedia Infantil (Excepto la corrección “Conservadora” o “Quirúrgica” de las malformaciones o deformidades posteriores)…

Siendo un Tema muy amplio que tiene que ver con otras Disciplinas y Especialidades Médico Quirúrgicas; la Genética, la Neuropediatría, la Cardiología, la Cirugía Cardiovascular, la Cirugía Plásticoreparadora, la Neurocirugía, la Fisioterapia, las ayudas Psicosociales y las ayudas de Organismos relacionados con la Discapacidad (Asociaciones, Seguridad Social, Fundaciones específicas, etc.).

No obstante me ha servido para leer mucho y hacer una “Puesta al Día” de numerosos Conceptos que tenía almacenados, a la espera de ser utilizados en algún momento…

“Los niños especiales no esperan ser curados, sino comprendidos”.-Anónimo-

Y sin más comentarios, me permito hacer un bosquejo (Imagino incompleto) del “Niño hipotónico”.

..

Lo importante, para comenzar, es tratar de hacer una descripción a modo de “Definición” de lo que es un “Niño Hipotónico”…

En el caso del “Niño con Hipotonía”, nos referimos concretamente, a que Hipotonía significa disminución del tono muscular.

Cuando exploramos a los bebés hipotónicos, “floppy infants” (Denominación anglosajona, que me gusta aplicar concretamente en este caso) parecen “muñecas de trapo” (De las de mi infancia, con las que jugaban mis primas)…

Son flácidos y se siente como si al cargarlos fueran a desmontarse, imaginaros que levantáis una bolsa de tela a medio llenar de limones o naranjas pequeñas; Hay que cogerla con ambas manos si no queremos perder su contenido.

Es muy curioso ver su aspecto cuando los dejas recostados en la Camilla de Exploración; Pues permanecen con los codos y las rodillas extendidos de manera suelta, mientras que los bebés con tono normal tienden a tener los codos y las rodillas flexionados.

Si los “sentamos” en la Camilla, recostados sobre nosotros que estaremos sentados por detrás de ellos sujetándolos (Yo lo hago habitualmente); Se aprecia que suelen tener un deficiente control de la cabecita, que puede caer hacia un lado u otro; O lo que es más habitual, hacia atrás o hacia adelante.

Observación Clínica habitual.-

Los bebés con tono muscular, digamos “normal” se pueden LEVANTAR, con ayuda de las manos del Médico bajo las axilas del bebé; Los bebés hipotónicos tienden a deslizarse entre las manos del Médico, porque los bracitos del bebé con hipotonía, se levantan sin ninguna oposición o resistencia a la maniobra.

¿Cuáles son las causas (Etiología) más frecuentes de la Hipotonía del niño?

El tono muscular normal y el movimiento, depende de que toda una serie de partes de la Anatomía y la Fisiología trabajen al unísono, en órden y adecuadamente, tal como sucede con los Intérpretes de una Orquesta Sinfónica:

– El cerebro; “Director de la Orquesta”…

– La médula espinal y los innumerables nervios que va distribuyendo por todo el Cuerpo; “Los Músicos”…

– Los Ligamentos, Tendones, articulaciones, estructuras óseas y los músculos (Con su unidad Neuromuscular); “Los Instrumentos musicales”.

Por tanto, todo el “Concierto”, en nuestro caso la hipotonía, puede ser un Signo de Avería, de una estructura anatómica en cualquier parte a lo largo de la ruta que controla el movimiento muscular.

Yo de una manera sencilla y poco Académica, he dividido las causas habituales de la Hipotonía en dos Tipos; Las No debidas a alteraciones Cromosómicas y las Cromosómicas frecuentes.

I- Las causas más habituales, no debidas a alteraciones Cromosómicas, de la HIPOTONIA suelen relacionarse con:

1.- Daño cerebral o encefalopatía debido a falta de oxígeno antes o inmediatamente después del nacimiento o problemas con la formación del cerebro.

2.- Patologías de los músculos; como sucede en la distrofia muscular por ejemplo.

3.- Patología de los nervios encargados de inervar los músculos relacionados con el “Tono muscular Normal”.

4.- Patología que afecta a la capacidad de los nervios para enviar “Mensajes Efectivos” a los músculos relacionados con el “Movimiento y Tono”.

5.- Cuadros genéticos “raros” en los cuales el cuerpo no puede convertir el alimento adecuadamente en energía.

6.- Patología secundaria a Infecciones; Y aunque poco frecuentes, hay que tener en cuenta los Venenos e Intoxicaciones..

7.- Lesiones de la médula espinal, que pueden ocurrir tras el nacimiento.

8.- Ataxia cerebelosa congénita.

9.- Acondroplasia; Síndrome de Marfan.

10.- Hipotiroidismo congénito.

II- Patologías genéticas o cromosómicas o defectos que pueden causar daño cerebral y neurológico, es decir HIPOTONIA:

1.- Síndrome de Down…

Es un trastorno genético en el cual una persona tiene 47 cromosomas en lugar de los 46 usuales.

Esto sucede cuando hay una copia extra del cromosoma 21.

Por lo que habitualmente se denomine al Síndrome de Down como Trisomía 21

El cromosoma extra causa problemas con la forma como se desarrolla el cuerpo y el cerebro.

Los niños que la padecen, suelen presentar:

Disminución del tono muscular al nacer; Exceso de piel en la nuca; Nariz achatada; Uniones separadas entre los huesos del cráneo (suturas craneales);

Pliegue único en la palma de la mano (Mano similar a los simios); Orejas pequeñas; Boca pequeña;

Ojos inclinados hacia arriba; Manos cortas y anchas con dedos cortos; Manchas blancas en la parte coloreada del ojo (manchas de Brushfield);

El desarrollo físico es a menudo más lento de lo normal y la mayoría de los niños que lo padecen nunca alcanzan su estatura adulta promedio según el Pais del que sea el niño.

2.- Síndrome de Prader-Willi…

Se produce por la carencia de un gen o parte del cromosoma 15.

Normalmente, cada uno de los padres transmite una copia de este cromosoma. La mayoría de las personass con este síndrome carecen del material genético en parte del cromosoma del padre.

El resto de las personas con frecuencia tiene dos copias del cromosoma 15 de la madre.

Se trata de una cromosomopatía autosómica recesiva, es decir, se produce de forma aleatoria. Las personas que tienen este síndrome por lo general no tienen antecedentes familiares de la afección.

Los niños que la padecen, suelen presentar:

Los recién nacidos suelen ser pequeños y flácidos; Desarrollo motor retardado; Los varones pueden tener criptorquidia (Testículos fuera de la bolsa escrotal);

Problemas para comer durante la lactancia que llevan a un aumento de peso deficiente; Ojos en forma de almendra; Cráneo bifrontal estrecho;

Aumento rápido de peso; Estatura corta;

Desarrollo mental lento; Manos y pies muy pequeños en comparación con el cuerpo del niño

3.- Enfermedad de Tay-Sachs…

Enfermedad potencialmente mortal del sistema nervioso que se transmite de padres a hijos; Causada por un gen defectuoso en el cromosoma 15.

Se produce cuando el cuerpo carece por culpa de esta alteración genética, de una substancia imprescindible, de hexosaminidasa A, una proteína que ayuda a descomponer un químico que se encuentra en el tejido nervioso, llamados gangliósidos.

Sin esta proteína, los gangliósidos, en particular los gangliósidos GM2, se acumulan en las células, especialmente las neuronas en el cerebro.

La enfermedad tiende a empeorar muy rápidamente y el niño por lo general muere a la edad de 4 ó 5 años.

Los niños que la padecen, suelen presentar:

Disminución del tono muscular (pérdida de la fuerza muscular); Sordera; Disminución en el contacto visual, ceguera;

Retraso en el desarrollo de habilidades mentales y sociales; Demencia; Aumento del reflejo de sobresalto;

Irritabilidad; Apatía o desgano; Pérdida de las destrezas motrices;

Crisis epiléptica; Crecimiento lento.

4.- Trisomía 13…

La trisomía 13 (Síndrome de Patau) , es un trastorno genético, en el cual existen tres copias de material genético del cromosoma 13.

El material extra, puede estar adherido a otro cromosoma (translocación); O puede ocurrir cuando aparece ADN extra del cromosoma 13 en algunas o en todas las células del cuerpo.

La trisomía 13 se presenta en aproximadamente 1 de cada 10.000 recién nacidos y la mayoría de los casos no se transmite de padres a hijos.

Los niños que la padecen, suelen presentar:

Disminución del tono muscular; Anomalías esqueléticas de las extremidades; Cabeza pequeña (microcefalia); Mandíbula inferior pequeña (micrognacia);

Manos en puño (con los dedos externos sobre los dedos internos); Dedos adicionales en manos o pies (polidactilia); Pliegue palmar único;

Labio leporino o paladar hendido; Ojos muy juntos: los ojos pueden realmente fusionarse en uno; Agujero, división o hendidura en el iris (coloboma);

Ojos pequeños; Orejas de implantación baja; Defectos del cuero cabelludo (ausencia de piel);

Hernias: hernia umbilical, hernia inguinal; Testículos no descendidos (criptorquidia);

Discapacidad intelectual severa; Convulsiones.

..

Y con este breve bosquejo, he querido resaltar algo fundamental;

Cualquiera de las Patologías descritas (Bien sean No Cromosómicas o Genéticas, bien sean secundarias a una Patología Genética) provocan un problema común a todas ellas: LA HIPOTONIA MUSCULAR INFANTIL.

Y comenzamos un largo peregrinar donde existen numerosos Especialistas; Medicina Tradicional; Medicina no Tradicional; Visitas a Centros de Fisioterapia (Y a peligrosas “Supercherías)…

Y que creo se encuentra muy bien explicado en el siguiente Texto:

«…donde se encuentra el tono muscular es, como su propio nombre indica, en los músculos; Y vemos a muchos padres y madres que se desviven por ejercitar los músculos de sus hijos ante una hipotonía y no son informados de que existen otros medios.

Por supuesto que ejercitar músculos es algo positivo. Pero veo a los padres luchar primero con los músculos del cuello que sujetan la cabeza del bebé cuando éste no lo hace de forma natural.

Luego luchan por que sus hijos tengan el suficiente tono en sus espaldas para poder mantenerse sentados una vez pasados los seis meses.

Después viene la gran hazaña de poner a los niños a caminar tras haber cumplido los doce… Aquí es cuando normalmente respiran un poco, pues parece que en cuanto el niño camina, ya está todo hecho.

Pero pueden surgir problemas en el lenguaje; más tarde en la manera de coger el lápiz y dificultades en la escritura… y es probable que también aparezcan problemas de motricidad ocular que dificulten seriamente la lectura. Esto último suele quedarse sin “descubrir” pues pocos padres son bien aconsejados en cuanto a la conveniencia de una revisión ocular en sus hijos…

Además de lo anterior, el tono muscular está muy relacionado con la capacidad de atención pues ésta forma parte del estado de alerta del sistema nervioso, al igual que el tono muscular. Ambas funciones son reguladas en parte por las mismas zonas cerebrales, por lo que hay muchas probabilidades de que un inadecuado tono muscular conlleve problemas de déficit de atención…

Todo esto sin tener en cuenta que un niño con un tono muscular BAJO, tiende a sentirse cansado con facilidad y no se desarrolla en la misma medida que los niños de su edad por evitar experiencias motrices que son importantes. Hecho que se añade a su problema original agravando toda la condición.

Son muchos parches que se van aplicando en un camino lleno de baches… demasiados para no pensar seriamente en asfaltar la carretera de una vez por todas y acabar con todos los inconvenientes a la vez. Rosina Uriarte. ».

En mis largos años como Médico Especialista, he comprobado que un Padre, o una Madre “desesperados”; Pueden tener la “Suerte” de caer en manos de auténticos Profesionales Sanitarios; en Centros de Trabajo correctos y centrados en el problema de la HIPOTONIA INFANTIL…

Pero por desgracia he comprobado el cómo era una Familia estafada por desaprensivos (Con las paredes forradas de Títulos (Por supuesto no expedidos por el Ministerio adecuado) de “Cursos”, “cursillos” y “Jornadas” por lo general Patrocinadas por las más absurdas y peregrinas organizaciones.

Y es cuando trato de desarrollar en este momento el Asunto que ha motivado este Artículo, en el que trato de responder a un Tema sugerido por una Lectora del Blog de Noe:

..

Para ello, me voy a apoyar en una Especialista en Psicomotricidad:

Sabina Barrios Fernández
(sabinabafe@hotmail.es)

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y Deporte; Diplomada en Terapia Ocupacional
Master en Psicopedagogía Clínica; Experta en Psicomotricidad y Atención Temprana; Psicomotricista en Asociación Síndrome de Down Extremadura

(España)

«La psicomotricidad como agente terapéutico

La Psicomotricidad, siguiendo la definición consensuada por las Asociaciones Españolas de Psicomotricistas, consiste en una disciplina que “integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensorio-motrices en la capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial.

La psicomotricidad, así definida, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad.

Partiendo de esta concepción se desarrollan distintas formas de intervención psicomotriz que encuentran su aplicación, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivo, educativo, reeducativo y terapéutico.

Estas prácticas psicomotrices han de conducir a la formación, a la titulación y al perfeccionamiento profesionales y constituir cada vez más el objeto de investigaciones científicas.”

Es decir, se trata de una disciplina que trata de ayudar a las personas a relacionarse de forma efectiva y autónoma con su contexto, entendiendo éste como contexto físico y social. Se trata de potenciar las distintas capacidades de las personas, a través del entreno de su motricidad, abarcando todos los aspectos que involucran a la misma: sensación, percepción, cognición, emoción y relación. Todo ello usando un enfoque científico, basado en la evidencia, y sentado sobre las bases de disciplinas biológicas y pedagógicas.

Hoy en día, los Psicomotricistas nos movemos en torno a dos modelos de intervención diferenciados, aunque también se puede dar un Enfoque Integrador combinando ambos. Los describimos a continuación:

• Psicomotricidad Dirigida:

la podemos definir como aquel enfoque mediante el cual se focaliza la intervención en los déficits detectados tras haber realizado una evaluación psicomotriz con pruebas estandarizadas. Es decir, se hace un diagnóstico psicomotriz de las áreas deficitarias, y se diseña un plan de intervención destinado a paliar las mismas. El Psicomotricista propone las actividades, y suelen ser sesiones individuales.

• Psicomotricidad Vivenciada:

es el enfoque mediante el cual se favorece el desarrollo de la persona mediante movimientos e interacciones libres dentro de la sala de psicomotricidad.

La evaluación se desarrolla mediante la observación y registro de distintos parámetros psicomotrices.

El Psicomotricista propone los espacios, pero su papel es de mediador, y las sesiones suelen ser grupales.

Los contenidos que se trabajan dentro de la sala de Psicomotricidad incluyen fundamentalmente:

• Contenidos predominantemente motrices:

– Tonicidad muscular

– Relajación

– Equilibrio

– Lateralidad

– Respiración

– Esquema corporal

– Coordinación:

– Coordinación Dinámica General

– Coordinación Segmentaria

– Organización espacio-temporal:

– Organización Espacial

– Organización Temporal

– Motricidad fina

– Micromotricidad y Grafomotricidad

– Oromotricidad

• Contenidos relacionados:

– Sensoriales:

– Exteroceptivos

– Interoceptivos

– Perceptivo-Cognitivos:

– Percepción

– Atención

– Memoria

– Capacidades ejecutivas

– Emocionales y Sociales

– Autonomía

– Comunicación.

En el desarrollo psicomotriz, la globalidad es algo innegable. Todos los contenidos están entrelazados los unos con los otros, de tal forma que el trabajo de uno implica el trabajo, más o menos directo, de otro.

Una vez dicho esto, señalar que el tono es el elemento básico sobre el que se asientan los demás contenidos.

Si el tono falla, construir aprendizajes efectivos sobre el resto de áreas, que generalmente van a ser más complejos, va a resultar complicado.

El tono es según Berruezo (2000), “un estado permanente de ligera contracción en que se encuentran los músculos estriados, cuya finalidad es la de servir de telón de fondo a las actividades motrices y posturales”.

No es este autor el primero que pone de manifiesto la importancia de mantener un correcto tono muscular para favorecer un adecuado desarrollo. Wallon (1942), destaca la importancia de las emociones y el tono muscular.

El tono, como hemos señalado, es un estado de ligera contracción, sin embargo, esta contracción no tiene una intensidad constante, sino que es variable en funciones de factores intrínsecos y extrínsecos. Para un correcto rendimiento psicomotriz, esta contracción ha de ser armónica y estar con consonancia con dichos factores.

Podemos clasificar el tono en dos tipos:

• Tono de actitud:

relacionado con los gestos que se manifiestan en la relación con el exterior, tanto con personas como objetos. Influye y dibuja en el comportamiento de las personas.

• Tono de sostén:

relacionado con el mantenimiento correcto de la posición erecta y de las distintas posturas. Permite ejecutar una acción y mantener una posición. ».

..

En el caso de la Hipotonía Infantil, hay muchas Técnicas para intentar estimular el “Tono Muscular” del pequeño.

Como comprendo que el Blog de Noe es muy general; me voy a ceñir a dos Conceptos diferentes, que son de mi agrado, habiendo demostrado su utilidad los últimos años.

(Nota: Soy plenamente consciente que hay cientos de Técnicas y Centros; Pero me “Tiro a la Piscina” con dos de ellos).

1.- El CONCEPTO Bobath.

«Fue desarrollado en Londres en la década de 1940 por la fisioterapeuta Berta Bobath y el neurólogo Karel Bobath, los cuales abogaron siempre por el desarrollo de un enfoque flexible, adaptado a las necesidades cambiantes de las personas con alteraciones sensoriomotoras de origen central.

El concepto Bobath (no es ni un método ni una técnica) es uno de los enfoques más utilizados hoy en día en el campo de la rehabilitación neurológica para la evaluación y el tratamiento de niños y adultos de todas las edades con alteraciones en el desarrollo de la función, el movimiento y el control postural debido a una lesión del sistema nervioso central.

El concepto Bobath valora específicamente los problemas de movimiento del individuo y a través del tratamiento permitimos hacerlo más eficiente, a la vez que mejoramos las habilidades funcionales.

¿Qué se busca en el tratamiento?

El objetivo es la optimización de todas las funciones, a través de la mejora del control postural y de los movimientos selectivos, mediante la facilitación.

¿Que principio fisiológico sigue el método bobath?

La plasticidad cerebral es la capacidad de cada célula del organismo de organizarse y reorganizarse de nuevo en cada fase de su desarrollo, es decir, permite la germinación de dendritas y axones, formar nuevas sinapsis y efectuar de este modo nuevas conexiones con otras células. Brown and Hardmann, 1987.

La plasticidad cerebral es mayor en determinados momentos: en los primeros años de vida, en la pubertad, en el embarazo e inmediatamente después de la lesión.

¿En que se basa el tratamiento con el concepto bobath?

El pilar básico del que se sustenta el concepto Bobath es el movimiento normal. ».

..

2.- MÉTODO DOMAN.

(En España es defendido y difundido por la Fundación Bertín Osborne)…

«El Dr. Glenn Doman, médico estadounidense, comenzó a dedicarse al tratamiento de los niños con lesiones cerebrales con el neurólogo Temple Fay. Utilizaba sus métodos, basadas en movimientos progresivos, muy eficaces tanto en áreas motrices como en áreas más intelectuales. Se centraban en el trabajo con los reflejos, fundamentalmente con niños con parálisis cerebral.

Al observar los progresos que se conseguían en estos niños, Doman decide trasladar sus conocimientos al resto de los niños, de manera que se potenciara su capacidad de aprendizaje. Elabora su teoría acerca del desarrollo cerebral, un Perfil del Desarrollo Neurológico y sistematiza una labor educativa, estructurada mediante programas secuenciados, con métodos precisos y eficaces.

Funda a finales de los años 50 los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano en Filadelfia (EEUU), iniciando lo que Doman y sus discípulos han llamado, una “Revolución Pacífica”.

¿Cuál es su Perfil del Desarrollo Neurológico?

Según este perfil, las áreas motoras son la movilidad, el lenguaje y la destreza manual. La movilidad es la clave o el motor del desarrollo de la inteligencia en todas sus expresiones, e incide determinantemente en las demás áreas, al igual que ocurrió en la evolución de las especies hacia estructuras y funciones cerebrales más y más complejas y perfeccionadas.

Según esta teoría, el grado de perfección que se logre depende en gran medida de que esas funciones básicas se consigan cuanto antes, cuando mayor es la plasticidad cerebral.

Las teorías sobre las que se fundamenta su método de enseñanza son:

– Todas las patologías, incluso el síndrome de Down o el Autismo, conllevan una lesión cerebral, como ocurre en la parálisis cerebral.

– Los niños con lesiones cerebrales no se deben clasificar por su gravedad, sino por su potencial de desarrollo.

– El aprendizaje y la maduración de los niños vienen como consecuencia de la experimentación espontánea de una serie de esquemas. Su repetición hace que al final se consoliden estos patrones de movimiento y actuación. Los niños que no experimentan esto de un modo espontáneo deberán ser guiados y expuestos a los mismos estímulos para que se desarrollen adecuadamente.

Su metodología de intervención se basa en aprovechar al máximo las posibilidades del individuo, siendo fundamental el momento temprano en que se comienza, ya que más adelante no se conseguirán muchas metas.

Los padres se convierten en “padres profesionales”, ya que son ellos quienes deben aplicar, con la tutorización del profesional, el método a su hijo. Este método exige la repetición de las diversas actividades durante varias veces al día, lo que se traduce en horas de intervención diarias. Además, es muy estricto en cuanto al cumplimiento de estas rutinas. Por ello el padre o madre que decide aplicar el método, debe comprometerse seriamente con él. ».

..

Y como un Apunte final a mi extensa Colaboración, deseo “Copiar y Pegar” unas breves “Pinceladas de la Especialista en Psicomotricidad citada más arriba, referidas a un Tema que os gustará…

«Intervención en hipotonía mediante psicomotricidad en niños con Síndrome de Down

Sabina Barrios Fernández

Como idea fundamental, señalar que los bebés y niños con síndrome de Down suelen alcanzar los distintos hitos del desarrollo psicomotriz de forma más tardía que los niños sin discapacidad.

Esto se debe en gran parte a la HIPOTONIA que existe en la gran mayoría de los casos.

La hipotonía, como su propio nombre indica, consiste en la existencia de un tono muscular generalizado por debajo de lo esperado, que, además, unido a la laxitud ligamentosa, hace que tengan más dificultades en alcanzar las distintas etapas en el desarrollo psicomotor.

Hitos del Desarrollo, en meses (Cifra no siempre exacta en el caso de la diversidad existente en los distintos niños con Trisomía 21):

– Control cefálico: 4,59 meses

– Sedestación: 9,52 meses

– Rastreo: 12,21 meses

– Gateo: 14,50 meses

– Shuffling (desplazamiento sobre nalgas): 14,57 meses

– Deambulación autónoma: 24,05 meses.

Los reflejos arcaicos suelen estar disminuidos, y que los problemas cardiacos acentúan la hipotonía. Todo esto, lógicamente, afecta a la psicomotricidad general, y por ende a la autonomía de las personas.

Así que es importante realizar una estimulación temprana que evite que esta problemática vaya a más, o por lo menos, frenarla en la medida de lo posible. Todo va a depender de los objetivos terapéuticos programados en función del niño o adulto. Cada caso es único.

a. Actividades Sensorio-motoras

Siempre han de ser actividades diversidad y significativas para la persona. No se puede olvidar que se está realizando una actividad psicomotriz, y no podemos dejar de lado aspectos como la cognición, la comunicación o las emociones, ya que todas integran a la persona.

• En colchonetas: haciendo actividades de lucha, bailando, girando, etc.

• Con diversos circuitos y materiales: con trepas, reptas, subir por cuerdas, etc.

• Trabajando actividades motrices básicas: equilibrio en plataformas, juegos de saltar en un trampolín, agarrarse a la espaldera jugando a una actividad de pillar, deslizándose en un patinete, etc.

Algunas de las técnicas a usar para el trabajo de la hipotonía son los ambientes de aprendizaje y los cuentos motores, potenciando el trabajo de tono.

b. Ejercicios en balón Bobath o Fitball

El uso de estos balones está muy generalizado para tratar los patrones del tono en general. A la hora de buscar ejercicios para trabajar la hipotonía nos encontramos con muchas alternativas para hacerlos atractivos para los más pequeños. Nunca debemos olvidar lo importante que es la motivación para ayudar a los niños a interiorizar la actividad.

Variantes como:

• Usar pelotas de distintos tamaños y formas: gigantes, grandes o medianas, tipo roll (más estrechas en la parte central)

• Usar distintos elementos: soportes, planos inclinados, colchonetas, etc.

• En diversas posturas: decúbito prono, decúbito supino o sentado

Algunas actividades pueden ser:

• Trabajar en el pupitre, pero sentado sobre la pelota

• Sentados, saltar sobre la pelota cantando una canción

• En decúbito prono, “hacer el avión” intentando no caerse de la pelota

• En decúbito prono, “hacer un terremoto”, moviendo la pelota para que el niño intente no caerse

• Deslizarse sobre la pelota, “haciendo la serpiente”, y trabajando así el tono de los brazos, ya que tienen que sacar los brazos hacia delante para no caerse

c. Ejercicios con banda Thera-band

El Thera-band es una banda elástica para hacer trabajo muscular. Existen de distintos colores en función de su resistencia. Usaremos las bandas con resistencia muy suave. Siempre de forma jugada.

d. Actividades Acuáticas

El medio acuático es sumamente positivo para el trabajo del tono en general. Un programa temprano que incluya terapias acuáticas es tremendamente positivo, siempre que no haya ninguna circunstancia que lo contraindique.

En los primeros meses se puede y se debe potenciar un baño terapéutico en la misma bañera de casa, realizando distintos ejercicios y actividades, y fomentando el contacto del niño con la madre y sus allegados, así como el uso de juguetes que hagan del baño un momento divertido.

e. Estimulación Sensorial

La estimulación de los sentidos, tanto exteroceptivos como interoceptivos también es positiva a la hora de trabajar con hipotonía. La experimentación de sensaciones auditivas, visuales, olfativas, táctiles, cinestésicas o propioceptivas pueden ayudarnos a potenciar el tono muscular.

Éstas van a ayudar a potenciar el tono, que a su vez forma parte del esquema corporal.

• Nótese que las actividades anteriormente descritas se enmarcan dentro del anteriormente descrito como todo de sostén. Para introducir el trabajo de tono emocional, debemos buscar un componente emocional a la tarea en función de la persona: actividades de pillar, componente cooperativo o competitivo, etc. ».

..

Y con gran cariño y esperando haber sido útil en mi Colaboración en el Blog de Noe, me despido hasta que surja otro Tema de interés; Fernando (Cybertrauma).

Sueña…

20 Abr

_20150417_191625

Sueña…
-Me voy a ir en un cohete a la luna.
-Cuándo?
-No se. Porque mi mamá no me deja ir solo a la calle.

Cinco años en dos semanas. Casi cinco años ya. Felicidades anticipadas Princeso…

Sueña, y agarrados de la mano descubriremos planetas y desde el espacio nos posaremos en la luna con nuestro cohete de color lila.
Y juntos pintaremos rayas blancas y negras para saltar de color en color.

Y en nuestra terraza construiremos una escuela donde Zack y Tom y tus chicos jueguen con nosotros, y pondremos una cocina de colores en la escalera donde fabricar macarrones con sabor a fresa.
Y pintaremos un horno donde hacer pizzas con forma de flores y nos las comeremos al sol

Y juntos nos mojaremos los pies en ese mar lleno de barcos de tu habitación.
Y nadaremos cuando los tiburonos cojan vacaciones y desde nuestro barco pirata, que es tu cama, navegaremos por mares increíbles.
Amarraremos en islas maravillosas habitadas por leones que comen quesitos y carne cocinada con pimienta.
Y descubriremos mapas que indican donde están los cofres llenos de perlas del árbol de navidad.
Y con esos tesoros compraremos castillos y los llenaremos de cuentos y domaremos dinosaurios para que jueguen a la pelota encima de las almenas…

Viajaremos en trenes infinitos pasillo alante y donde termina el horizonte, allá en el salón, acamparemos y miraremos las estrellas fugaces del techo, mientras vigilamos que los indios no nos roben los caballos…
Y tirados en la alfombra les pondremos nombre a las estrellas del infinito, nombres de esos inventados que suenan a risa y que te iluminan la cara…

Y juntos, para que no nos den miedo las sombras, leeremos cuentos mágicos que se abrirán y se convertirán en puertas hacia otros mundos.
Mundos llenos de monstruos de los que juegan a las damas, y comen galletas de chocolate y hacen guerras de cosquillas.
Y en silencio cruzaremos la selva dando saltos en el sofá para que los cocodrilos que habitan debajo no nos muerdan los pies, y cuando nos muerdan nos reiremos porque nuestros cocodrilos son expertos en hacer pedorretas en el ombligo…

Y nadaremos en la bañera hasta quedar agotados recorriendo continentes en un mar de espuma y bolas.
Y nos disfrazaremos de esquimales con las toallas al secarnos y vivaquearemos en la cama mientras tostamos sonrisas.
Y una tormenta de nieve de talco cuajada nos convertirá en aventureros sobre nuestra cama.

Y vendrán princesas de cuentos a dejarnos sus coronas, y con sus varitas convertirán el agua en zumo de naranja.
Y volaremos con los brazos en cruz alrededor de la mesa con el polvo de hadas sobre nuestras alas, y gritaremos nuestros nombres para que el viento no nos separe en nuestro vuelo.

El mundo junto a ti es magia.
La magia habita en ti.
Y a tu lado la vida es simplemente maravillosa.
Que nunca pierdas tu magia, que nunca pierdas tu sonrisa…

 

La lactancia es cosa de tres…

14 Abr

Había comenzado este post con un título, La lactancia es cosa de tres, y al final me he ido por las ramas, como siempre…
Y sí, mis lactancias han sido y son cosa de tres, nuestras.
Así que pese a lo que leeréis mas abajo, dejo el título. Aunque hable de muchas mas cosas.
Permitidme el capricho…

Desde que soy madre he defendido la lactancia materna como algo exclusivo de madre e hijo, exclusivamente nosotros podemos tomar decisiones al respecto, mi bebé y yo. 
Y sin embargo después de cinco años de lactancia interrumpida sólo 5 meses, puedo decir que la lactancia es cosa de tres.

De tres, porque papá desde el primer día acompañó, no hablo de apoyar o no, porque yo nunca he necesitado apoyo para las decisiones que he tomado con nuestras lactancias.
Nunca he necesitado apoyo pero sí un hombro y una mano a la que agarrarme.
Necesitaba que me acompañara sin juzgar, ni para bien ni para mal.
Alguien que no se inmiscuyera.
Y ahí estaba el, sigue estando. Ese que se conformaba con apenas unos ratos durante la ducha de Mamá para disfrutar del bebé.
Necesitaba que supiese que sería un mero espectador durante los primeros días, apenas un ayudante durante las primeras semanas, el responsable de hacer las comidas y limpiar mientras nos eternizábamos con nuestra teta. Y allí estuvo.
El que esperó pacientemente meses para darles de comer, el que cedió su espacio en la cama y cinco años después se conforma con una esquina.
El que regaló sus abrazos y sus besos y se resigna muchas veces con ser “el otro”.
El que se olvida de esas conversaciones importantes que dejamos a medias cuando nos interrumpen contándonos transcendentales historias, o se ponen a cantar y desconectan el mundo y nos hacen sentirnos únicos.

Ese que fue capaz de hacer dos horas de coche para buscar una pieza del sacaleches, el que se despertaba con el ruido del extractor cuando me sacaba de noche (El primero que tuvimos que sonaba como una carraca) y ponía un vaso de agua a mi lado, o se sentaba en otra silla de madrugada para que no estuviera sola.

El que aguantaba las horas de monotemática charla sobre los beneficios de la lactancia, y pacientemente aguantó que le leyera en voz alta todo lo que pasaba por mis manos.

Y no es uno de esos tipos que se hace fotos sonriente cambiando pañales, porque nuestros pañales huelen muy mal, la verdad, y no apetece hacer de modelo, pero ha cambiado muchos, tantos o mas que yo.
Y los que nos quedan!!

Y no presume de lo buen padre que es y de las excursiones que hace con sus hijos, pero los lleva al parque, aunque se aburra soberanamente. Y se conoce todos los de nuestra ciudad.
Y los lleva a hacer la compra y termina pareciendo un conductor de autobús con el carro del súper.
Ese que les da patatillas o galletas de chocolate antes de comer porque se vuelve niño junto a ellos, y se sienta en el sofá a comer pipas y pela para todos.
Ese que lee cuentos y se duerme con ellos en la cama. El que ha visto por enésima vez Jacobo Lobo o Matilda.
El que se sabe todas las canciones de las series de dibujos, y se emociona escuchándoles cantarlas en el coche…

No es uno de esos padres que se llenan la boca contando como ayudan en casa, porque el no ayuda.
Nunca lo ha hecho, porque nunca ha sentido que fuese un mero ayudante y considera la casa también suya.
Aunque sea un desastre con las lavadoras, y deje las toallas blancas de colores.
El dueño de la cocina, y de la escoba, aunque reniegue muchas veces.
Es ese que tras mi último parto y haber salido de casa dejándola como recién salida de una explosión nuclear, se quitó horas de sueño para que a la vuelta con el bebé estuviese perfecta.
Ese.

Y no sabe vestir a sus niños combinando colores, y a estas alturas sigue preguntando donde guardamos los pijamas, pero todos los días salen vestidos, y peinados, y con esas manos de gigante ningún minúsculo botón se resiste.
Ese que pone las camisetas y los vestidos del revés porque se lía y no mira las etiquetas.
Pero es el único que acompaña a su hija a elegir la ropa del armario y la hace feliz.

Y no es un padre de esos que van al cole y cuenta lo bien que juega su nene al fútbol, y que conoce a todos los niños de su clase…
Pero lleva a su princeso todos los días a la escuela, aunque muchas veces llegue tarde, y siempre con la merienda hecha y el baby puesto y un beso en la puerta.
Ese del que su hijo dice que le hace mejor la merienda para el cole que yo.
Ese que se emociona cuando su princeso dice que de mayor quiere ser como el…

Y es ese que los mete en la bañera e inunda el baño y deja todas las toallas tiradas, porque les hace cosquillas cuando los seca y les pone el pijama.
Y es ese que deja toda la cama llena de polvos de talco porque les deja jugar con el bote a ponerse perdidos.
Y es ese que aguanta estoico que salten sobre su espalda, y se deja peinar valientemente por su hija.
Y es ese que siempre lleva la camisa manchada de babas de bebe, y de papilla, y de chocolate…

Y es ese que ha renunciado a su proyección profesional para perseguir el sueño de conciliar, ese que lo abandonó todo durante meses para cambiar pañales y estar en casa.
Ese que me soporta, y me abraza y me acompaña, y me quiere.
Y ese al que miro y sabe lo que estoy pensando.
Ese que no recuerda se olvida conmigo de nuestro 16 aniversario…
Y me acompaña en mis locuras y las hace posibles desde hace 20 años.

Ese, el trinomio de nuestra lactancia, y el pilar de nuestra familia y de nuestra vida.
Ese.
Simplemente un padre maravilloso.

IMG_20150413_235415

Veneno en el alma.

10 Abr

Hace dos años que le doy vueltas a esta entrada, masticándola, rumiando despacio, intentando sin ser capaz de entender.
Hace unos días fue tema de conversación, violencia de genero, violencia, maldad, inentendible…
Es una historia inventada y probablemente no apta para todas las sensibilidades, pero desgraciadamente no es ficción en sí, demasiados casos, demasiadas historias en los telediarios, que se terminan olvidando y repitiendo…

En el telediario los vecinos dijeron que era un tipo raro, solitario. Que siempre pensaron que escondía algo.
Mienten.
Uno de sus amigos también salió hablando, contando un incidente de hace unos años, aunque él no lo recuerda. Pero reconoce que le queda bien la tele. Seguramente en unos días tenga sus cinco minutos de gloria, halando mal de el en algún programa. Siempre fue un tipo listo.
No, no le culpa, aunque escuece, dos días antes tomaban juntos un café… Aunque ahora reniegue de su amistad.
Escuece, no duele, esta insensibilizado, en una bruma extraña. Sabe lo que ha hecho, pero no quiere admitir culpa alguna.
La culpa es de ella, por dejarle, y dañarle y ofenderle. La culpa es del resto, por permitirlo.
El sólo se ha defendido con la única arma que le quedaba.
Y ahora inventan, se esconden tras mentiras para no admitir que jamás sospecharon nada, que jamás le conocieron realmente.

Se conocieron en el instituto, ella era la chica con la sonrisa mas bonita, durante meses el fue invisible, se conformaba con mirarla en la distancia, comérsela con los ojos, y esquivar sus miradas.
No era amor, era deseo, deseo de lo que no se puede poseer, esa necesidad de admirar lo que se envidia.
Y sin embargo un día no pudo esquivar su mirada y ella franca y pizpireta como fue siempre le habló.
Quedaron un par de veces, se hicieron amigos.
No aspiraba a mas, no se sentía merecedor de mas, y en sus oscuras noches odiaba a los otros, a sus amigos, a ese noviete, a su hermana, a sus profesores…
A todo aquel que estuviese en su entorno, a todo aquel que le robara un segundo de presencia.
Y soñaba. Soñaba que el mundo se terminaba y quedaban solos, y la única historia de amor posible comenzaba.
Y soñaba que la secuestraba y la mantenía apresada para siempre…
Suya. Sin que otros ojos pudiesen verla, sin que nadie mas pudiese respirar su aire.
A veces el mundo se para, y se equivoca al volver a ponerse en marcha.
El noviete, intempestivamente rompió su corazón, y su hombro andaba cerca, fue paño de lágrimas, y amigo, y confidente, y en una de esas tardes de lamentos y consuelo adentró en su corazón mediante un beso.
Y siguió con el emprendimiento y rectitud que hacía todo, alma militar, como un trabajo tomado muy en serio, ocupando todos los espacios de su vida, volviéndose presente e indispensable.
Los comienzos fueron bonitos. Jamás osó discutirle, jamás dejo ver la parte menos brillante de su alma, esa parte enferma, que seguía soñando con poseer, con atar, con dañar.
Y terminaron el instituto y como un lazarillo eligió tras sus pasos carrera, y tras sus pasos anduvo y acompañando marcaba territorio al resto del mundo.
La familia de el veía con buenos ojos su relación, la de ella también desde el principio: Ese chico tan atento, y detallista, el que la traía siempre a casa antes de la hora, el que la cuidaba, el que siempre dispuesto con su mejor sonrisa agasajaba a sus padres.
A ella le faltaba algo, le faltaba una parte para entenderle, pero las escasas veces que se planteó dejarle se le dibujó tan necesitado y desprotegido que sintió pena y miedo, y con la comodidad de lo conocido fue olvidando aquellos sueños pasionales adolescentes y se conformó con la facilidad de su relación.
Se acostumbró al vacío.
Se casaron, después de planear durante meses y compraron un pisito en el centro, alejados de ambas familias, donde construir su nido propio.
Y ahí comenzó la pesadilla.
Su nido nació con normas no escritas, malas caras a los compañeros de trabajo de ella, rostros serios a las visitas de amigos de toda la vida, planes improvisados para no estar en casa ante las visitas familiares…
Ella se ahogaba pero el le recordaba que no tenia motivos, que solamente era su mente que inventaba extraños pesares en su feliz vida…
Y empezó a sentirse pequeña, y sola. Muy sola.
Le dejó. Una tarde. Y mientras descargaba su enfado consigo misma y pensaba que tal vez era realmente culpa suya sentirse atada sonó el teléfono:
Sin ti nada merece la pena.
El sentimiento de culpabilidad en la sala de espera del hospital
Un intento de suicidio.
La familia y sus miradas acusadoras.
Y la sensación de sentirse responsable y atada a su vida. La creencia de eso no puede ser amor…
Y pese a todo, calma, vuelta a la normalidad y un embarazo extraño, que no trajo mas que intranquilidad a ella, seguridad a él.
El ultimo nudo, el mas potente.

Un embarazo lleno de miedos. Alimentados por el.
Haciéndole creer que cada paso en el camino era una carrera, que cada movimiento un riesgo.

La maternidad.
El nacimiento de la única persona que hizo que conociese el amor.
Que olvidase los miedos y la intranquilidad.
El único ser que llenaría para siempre todos los huecos de su vida, que la haría grande, importante.
Que daría sol y luz a su existencia.

La paternidad. El germen del peor de los odios, del peor de los celos.
El alimento del miedo mas oscuro y la intranquilidad permanente.
Oscuridad y nocturnidad a su vida.

A ella le devolvió la sonrisa, la belleza, y ese brillo perdido en los ojos.
A el le molestaba su llanto, y su sueño, y su hambre. Ver como alimentaba al pecho a ese pequeño ser le reconcomía por dentro y sentía un robo injusto a su persona.
Ella era suya.
Suya por siempre, nadie podía tocarla, ni amarla, ni besarla mas que el.
Nadie merecía sus besos, ni sus caricias, ni su tiempo.
Odio, resquemor, miedo y dolor.

Se fue alejando, su nuevo instinto le advertía del peligro.
Miraba a su cría y sentía la sombra del depredador cerca.
Su naturaleza, su intuición, todo le instaba a gritar, gritar y salir corriendo lejos de el.
Y se marchó.
Nadie apoyó su decisión, abandonar al hombre de su vida, tan bueno, tan atento.
Y con un bebe de apenas 6 meses.
Pese a todo, pese a todos, había tomado la decisión más importante de su vida, aunque no tenía palabras para explicar su miedo, aunque ningún juez entendió que no quisiese que viera a su hijo.
Aunque cada vez que debía dejárselo o le presentía cerca el corazón se le parase y su razón gritase que corriera.
El, tan buen padre, que todos los viernes venía a ver a su hijo, ella, esa insensata que había roto su familia…
Y así pasaron dos años.
Dos años de tiras y aflojas, de discusiones. De limitar la cercanía y el espacio entre ellos, con el único nexo que les quedaba, su hijo.
Y pese a todo se aprende a vivir con normalidad.
Se aprende a sobrevivir, y a seguir camino.
Y ella se enamoró de nuevo.
Y a el se le cerró la última puerta a la esperanza, la de volver a poseerla.
Y el miedo a la perdida irremisible le cegó.
Y se dio cuenta de que nunca se haría realidad aquel antiguo sueño, el de encerrarla para siempre, como una gema preciosa, escondida a los ojos del mundo.
Y la odió, y a el, por amarla.
Y la odió y a su hijo por ser una parte robada de ella, y su odio se fue volviendo brea e inundó su alma.
Llenándola de ese veneno que siempre mantuvo escondido.
Ensuciando los pocos atisbos de esperanza y verdor que pudiese albergar en si mismo.
Y pensó en matarla, y pasaba los días planificando oscuras torturas para castigar su desprecio.
Lo planeó diez veces, cien, mil… Y con los ojos cerrados sintió con sus manos como su vida se escurría.
Pero su muerte no le llenaba, y seguía planeando una y otra vez como dañarla, hacerla sufrir.
Y llegó el viernes y recogió al hijo de ambos y entonces lo vio, se dio cuenta, se había consumido en el odio, y los celos no le habían dejado ver la mayor verdad.
Su vida le pertenecía, ella era suya, lo seria por siempre, porque le robaría su alma.
Su hijo…
Y supo entonces que ninguna otra acción le haría mas daño.
Ninguna tortura sería comparable a ese dolor…

No le miró a los ojos.
No escucho su última palabra.
Ni tan siquiera se paró al sentir su último aliento.
No le sentía valioso, ni propio, sólo fue la herramienta para llegar y romper su corazón.
La venganza perfecta.
Ya nunca serás de nadie…
No tenia ojos, ni oídos, tan solo odio.

Yacía inmóvil, perfecto y frío sobre la cama cuando la policía llamo a la puerta.
Dos años de vida, perdidos, sin valor para el, extremadamente valiosos para ella.
Y abrió tranquilamente, el rostro sereno.
-Su ex-mujer ha denunciado la desaparición de su hijo, le tenía que haber entregado hace dos días.
-Está aquí. Por qué no ha venido ella?
-Dónde está? Por qué no cogía el teléfono?
-Estaba ocupado.
-Dónde esta su hijo?
En la cama, muerto.

Y ahora desde su celda ve a un policía desconocido en la tele, y a un forense muy famoso que intenta explicar y entender por qué lo hizo.
No se arrepiente.
No siente la perdida de su hijo, no era su hijo, solo un arma contra ella, la mas potente, la mas dañina.
La única que podía matarla en vida.
La única que mantendrá por siempre su vida en la oscuridad.
Que hablen todos ahora, que intenten decir que lo imaginaban, que hablen de maltrato psicológico, que la acompañen al funeral.
Ella será siempre mía, porque soy yo quien ha matado su alma, quien la posee y la mantiene encerrada, apresada en el peor de los infiernos.

Hoy es uno de esos días…

28 Mar

Hoy es uno de esos días.
Un día en el que te supera el trabajo, y la vida, siempre corriendo.
En el que le has levantado la voz, y sin razón le has reñido porque estás cansada.
Uno de esos días en los que el agotamiento te ha hecho estar con la mente lejos, mientras le ayudabas con los deberes, en que estabas sin estar, y el lo ha notado y has visto sus ojos tristes.
Hoy es uno de esos días en los que has echado de menos un rato para ti, y tras el segundo -Qué tal?- has dejado volar tu imaginación mientras el seguía hablando sin que nadie le escuchase.
Y sabes que se ha dado cuenta, porque su silencio ha sido el grito redentor, con el que regresar a tu cuerpo.
Con el que darte cuenta que sus pequeños pesares son grandes e importantes, y que tu también necesitas que te escuchen…
Hoy es uno de esos días en los que te has agobiado poniendo lavadoras mientras se calentaba la leche de su merienda, te has saltado el baño y le has mandado a la cama sin cuento con un beso rápido en la mejilla.
Y ahora cansada, todo recogido y en orden, has notado el vacío en el sofá y le has echado de menos y ansías que se despierte para pedir agua y darle un abrazo…

Hoy es uno de esos días.
Y aún no has hecho la comida de mañana y te siente culpable, porque una noche mas, has puesto pizza de la sección de congelados, aunque le hayas explicado cien veces los beneficios de la comida sana.
Culpable una vez más, porque no tienes tiempo para planchar y su camiseta mañana será la confesión de ello. Y aunque sabes que a nadie le importa, a ti si.
Hoy es uno de esos días en los que en el trabajo todo salió mal.
Y tarde. Y con todo a medias debiste salir corriendo porque tu hijo te esperaba en la puerta del colegio, solo, bajo la lluvia.
Y mientras lo piensas una lágrima se escurre por tu mejilla, por el y por ti. Porque aún tienes su imagen grabada en tu retina, solo bajo el alero para no mojarse, y por ti, porque sabes que mañana será peor el día, deberás recuperar y nadie entenderá que no podías dejarle más tiempo esperándote, que no te puedes permitir relajarte y aguantar un rato mas en la oficina, ni hacer sobremesas después de las reuniones, ni cañitas a media tarde, ni cenas los viernes…

Hoy es uno de esos días, en los que te das cuenta de lo difícil que es todo, de todo lo que te queda por hacer, de todo lo que te pierdes mientras te enfadas contigo misma
Hoy es uno de esos días, en los que cuando te vas a la cama pasas por su cuarto a arroparle y se despierta, y te abraza y te dice:
-No te preocupes, te quiero.
Y te vas llorando a dormir, porque no concibes en un mundo justo que un niño de 8 años consuele a su madre y se conforme con las migajas de su tiempo, con el tiempo sobrante tras terminar su trabajo, y la casa y los deberes, y la cena, y la comida del día siguiente, y esa compra apresurada en el súper, y ese salto a la farmacia para buscar vitaminas que te hagan mas largos los días.
Y mientras él crece, y nunca volverá a tener 8 años, ni querrá jugar mañana de nuevo con su tren y contigo, y mañana crecerá y ya no querrá que le ayudes con los deberes, ni tendrá ganas de contarte que hizo ayer en el recreo, ni querrá que conozcas sus secretos…
y El tiempo pasará y no reconocerás a la mujer del espejo, ni a ese adolescente guapo de su lado.
Respira, mírate. Vuelve a su cama y abrázale.

Y mañana edúcale.
Edúcale para que crea en la igualdad, para que crezca sabiendo que cuando sale de casa el mundo se ha de regir por las mismas reglas, que aprenda que compartirá espacio, y tiempo, y trabajo con mujeres como tu, y que merecen el mismo respeto y las mismas oportunidades y obligaciones.
Edúcale para que eduque a sus hijos a no concebir diferencias.
Edúcale para que aprenda que la implicación de su padre no es excepción.
Edúcale para que respete por igual sin importar el sexo.
Porque en la educación está el futuro, porque los hombres conscientes de hoy han de ser mayoría mañana, porque solo el día que para el sentir universal los hijos, y la casa, y los deberes sean obligación y deber de toda la familia y no sólo de las mujeres la conciliación no será posible.
Edúcale, para que eduque a sus hijas, y les haga saber que no son las herederas de las tareas del hogar, ni de la plancha, ni de las lavadoras, Edúcale para educar en igualdad.
Y edúcate…

Hoy me han pegado mamá…

24 Mar

Hoy me han pegado mamá.
En el recreo jugábamos a un juego nuevo y se me da mal, me equivocaba, no sabía las reglas.
Empezamos de nuevo y volví a hacerlo mal, entonces Toni empezó a insultarme, a llamarme bobo, imbécil, delante de todos.
Algunos miraron a otro lado sin saber que hacer.
Otro se sumó.
Me defendí y yo también le llame imbécil, entonces me empujó, y caí.
No me hice apenas daño, pero me mojé el pantalón en un charco y empezaron a reírse todos, diciendo que me había meado.
Pasé tanta vergüenza…
No quiero volver a la escuela mamá.
No puedo… Toni me odia, y siempre se mete conmigo.

Y si fuese tu hijo?


 

Hoy hemos jugado a un juego nuevo mamá, pero Toni no sabe las reglas y tuvimos que empezar de nuevo, y volvió a liarse, le dije que no podía jugar porque no sabía pero no me hizo caso.
Me insultó. Y yo a el.
Le aparté, pero otro le empujó y se cayó, nos reímos mucho porque parecía que se había hecho pis encima.
Todos se rieron.
Se ha ido llorando.
No quiero volver a jugar con el.

Y si fuese tu hijo?

 

images

Y si uno de los dos fuese tu hijo?

 

Hasta dónde llega el bullying. Qué es?
No, no voy a hacer una entrada de experto(porque no lo soy), ni voy a buscar información, no voy por ahí.
La pregunta es qué es para vosotros, qué es para mi como madre?
Hasta dónde admitimos ciertos comportamientos o los consideramos acoso?
Utilizamos la misma vara para medir un mismo comportamiento si es nuestro hijo la víctima que si es el verdugo?
Cómo nos defendemos, cómo les defendemos?

Obviamente hablo desde mi perspectiva. Como madre y como persona que también ha sido niña y adolescente, y también ha tenido encuentros desagradables y probablemente en ambos bandos aunque en mi época no se hablase de acoso escolar
Y mi experiencia como madre con un niño de 4 años, casi cinco.
Cómo madre el mas mínimo comentario sobre mi hijo me duele, me afecta.
Como madre sus arañazos me arañan el alma, me rompen.

Con dos años, y sus primeras interactuaciones con otros niños; Era un niño movido(Lo sigue siendo), muy activo, y juguetón, como cualquier pequeño de su edad creo yo, nunca pegó a esa edad, o lo que yo entiendo por pegar, pero sí empujaba, y como era mas grande que los niños de su edad ha tirado a mas de uno. Con el consiguiente apuro por nuestra parte e intentando que entienda que no puede actuar así.
Siempre le hemos intentado inculcar la no violencia, y hemos actuado de árbitros a la mas mínima señal.
Pero a los dos años, pasó su fase.
Era un niño sin atención? No
Ha visto ese comportamiento en casa? Rotundamente no.

Con tres años y su primera vez en la escuela alguna peleílla ha tenido, arañazos, algún mordisco, pero nada fuera de lo común comparando con el resto. Aunque hemos seguido dándole mucha importancia. Tal vez demasiada para hacerle partícipe de nuestra forma de ver la violencia, de nuestra forma de luchar contra ella.
Los demás niños actúan igual? Si. Un juego habitual es jugar a peleas, y todos los niños de nuestro entorno juegan.
Pese a que no compremos juguetes bélicos, evitemos dibujos violentos o programas inadecuados.
Hemos evitado hasta el momento todo tipo de videojuegos…

Este año, con 4 años ya, ha cambiado el patrón, no es un niño que pegue, pero si viene muchas veces marcado, arañazos, mordiscos, algún golpe…
No le doy importancia(mucho menos en su presencia) y suelo decir(porque lo creo) que son niños y tienden a gestionar ellos mismos sus conflictos, que hoy das y mañana recibes, y no suele haber mayor problema.
Pero todos los niños son concienciados en sus casas igual que el mío?
Cuando me cuentan pequeños enfrentamientos no medio(al menos que este presente y pueda separarlos, lógicamente.), pero hasta dónde estoy dispuesta a admitir?
Dónde llega mi límite?

Llevo un par de meses preocupada, he sido testigo de varias agresiones, cuando digo agresiones hablo de pequeños golpes, pellizcos, empujones…
Algo relativamente normal a estas edades, pero mi hijo(en mi presencia) no se defiende.
Creo que le hemos inculcado tanto la no violencia, el no se pega, no se empuja, no…
Que se queda sin recursos, sin herramientas para defenderse, al menos estando nosotros delante.
A veces hablamos y cuando comenta que le han pegado le exhortamos a que pida ayuda, corra o grite, pero lo hace?
Ya le han inculcado el termino chivato hace meses, y en su mente infantil cree, pese a que yo le diga lo contrario, que decir que le están pegando es chivarse.

Cómo gestionarlo?
Qué entendemos por acoso?
Dónde empieza? Se que es un tema íntimamente relacionado con adolescentes, que humillan, pegan… pero dónde comienza?
A que edad pasa de ser un juego de niños para ser un problema?
Conozco familias que cuentan entusiasmadas como menganito de 3 o 4 años “puede” con niños mayores, como si de un acto heroico se tratara. Y premian su fuerza o instigan a saber defenderse…
Me aterra haber instruido con tanto empeño a mi hijo que el día de mañana no sea capaz de defenderse de ellos.
Dónde esta el límite para que no sea el que de pero tampoco el que reciba?
Conozco otras familias que una mano en un brazo lo toman como violencia e intervienen culpabilizando acciones desmedidamente.
Cómo no caer en eso sin que mi hijo crea que por no mediar no le quiero o no le defiendo?

Y si es fácil llenar páginas de empatía, y de educar, y respetar, pero estos conceptos son aptos para niños menores de 6 años por ejemplo?
Dónde están los límites de lo permitido? Cuántos arañazos, golpes, mordiscos curamos antes de dar la voz de alarma?
Puede una equivocación en las formas(mías) de quitarle importancia e instar a no, nunca, pegar, traer consecuencias negativas en un futuro?
Puede que si actuamos demasiado rápidos, demasiado prestos al mas mínimo abuso(Empujón, arañazo, mordisco) perjudiquemos al otro niño, le acusemos y marquemos injustamente tal vez por un mal día? Por una mala semana?
Cómo mediar sin ser injustos o precipitados?
Qué consideramos punible?
Un me ha quitado la merienda? Si no se lo doy se enfada? Me ha mordido porque quería eso?
Me ha empujado porque no quería jugar conmigo?

Cómo educamos sabiendo que otros educaran en vez de en ese respeto en ser el amo de la manada?
Cómo inculcar empatía si vemos que algunos padres no lo hacen?
Cómo protegerles?

 

PD: Mamas del cole que me leéis, no, no hablo por nadie en particular (afortunadamente).
Y quiero creer que hemos tenido la suerte de dar con una gran mayoría de padres involucrados en nuestra clase y con un maravilloso elenco de educadores, pero y si…?